Conectarse

Recuperar mi contraseña


Un nuevo capitán [Priv. Richelle]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Un nuevo capitán [Priv. Richelle]

Mensaje por Alexander Le Blanc el Miér Jun 05, 2013 12:47 am


Palacio Ogirine
Ceremonia de Ascenso

El tiempo había pasado realmente lento para el mientras estuvo defendiendo las fronteras de Hokkan de bestias y seres que deseaban invadirlos; dragones, demonios, licanos, ya no hacia cuenta de todos los males que había enfrentado en nombre de su reino, en las noches sin luna o las mañanas de fría lluvia, cada día al frente de centenares de hombres que tal vez no volverían a ver la luz del día, aun recordaba el destello de los hechizos atravesando el cielo nocturno iluminando su paso a medida que el mismo avanzaba sobre los cuerpos calcinados de bestias y hombres, esos eran recuerdos que nunca olvidaría en lo que quedara de su vida, y a pesar de que lucho valientemente al frente de hombres y mujeres para defender el reino... nada habia cambiado en la situacion actual, por el contrario cada dia llegaban mensajeros de distintas partes del reino para decirle sobre las conspiraciones que habia para la guerra.

"Guerra"

Aquella palabra salio de sus labios la ultima noche que paso en la tienda de campaña en el oeste, junto a el habia un teniente y el mensajero, observo la carta lacrada varias veces y releyó su contenido al menos tres veces a la luz de un artefacto mágico que emulaba un candelabro, finalmente se sentó en una silla de madera que crujió ante el peso de su cuerpo que portaba unas armaduras de placas en el hombro y los brazos. Suspiro pesadamente releyendo la carta y finalmente elevo la vista hacia el mensajero, ordeno que le dieran comida, agua y descanso al igual que con el corcel en el que había llegado al lugar, luego se regreso ante su oficial y le entrego la carta.

- Ya no hay Capitán en la capital... así que la Asociación de magos no tuvo mas remedio que nombrarme a mi -

Una sonrisa de satisfacción atravesó su rostro mientras se quitaba las partes de la armadura que portaba, sintiéndose mucho mas liviano que antes, tomo un trozo de carne reseca que estaba sobre un plato y la comió con su mano, sin siquiera quitarse el guante de cuero ensangrentado.

- Así que prepara todo, volveremos a primera hora de la mañana... -

Aquella noche paso realmente rápida, cuando las primeras luces del alba despuntaron sobre el campo de batalla una comitiva de seis hombres partió rápidamente hacia el palacio Ogirine en la ciudad, un viaje de polvo y lluvia hasta la metrópolis que quedaba a un centenar de kilometros de la frontera. No hubo el recibimiento de un héroe, no hubo pétalos ni gente aplaudiendo; el día era horrible y los caballos estaban cansados, la espuma en sus bocas brotaba sin control y algunos resoplaban de cansancio; Alexander estaba protegido por su capa pero esta estaba completamente empapada; cuando llego hasta la puerta del palacio descendió y un grupo de hombres mayores estaba esperándolo.

- Bienvenido Capitán Le Blanc! - dijo el hombre de barba mas extensa y el que mas pinta de hechicero milenario tenia, Alexander se acerco hasta el e inclinándose tomo su mano besando el anillo que le ofrecía.

- Maestro, es un gusto verle... pero aun soy Sub-capitan, al menos hasta esta noche -

Alexander parecía mas bajo que el viejo, pero era claro que los que parecían mas bajos eran los demás que ante la presencia del mago se inclinaban levemente, como si el peso de los años del hombre los presionaran contra el suelo en señal de poder, ambos caminaron lentamente al interior del palacio seguidos por ese sequito togas purpureas, los soldados que vinieron con Alex en cambio se marcharon a la posada de la ciudad.
Durante toda la tarde asistieron hechiceros de todos los rincones de la ciudad a la ceremonia de ascenso que pretendía poner al joven peliazul como el nuevo capitán de la Asociación y por ende la máxima autoridad militar después del rey; durante todo ese tiempo se mantuvo encerrado en su habitación en el palacio practicando las palabras con las que debería referirse en su ceremonia, para colmos no era suficiente con invitar a la jerarquía militar, si no también a los estudiantes de la academia, en resumen todo el lugar estaría atestado de gente.


- Me pregunto si... - el pensamiento súbitamente invadió la mente de Alexander cuando se asomo a la ventana del palacio, observando la entrada del mismo, la lluvia no había amainado en ningún momento y aun así los carruajes con distintas personas seguía llegando al lugar para la ceremonia, según le habían contado algunas sirvientas del palacio esta seria una buena practica para el momento en que el nuevo rey fuese coronado, osea, a las cortas... aquel circo seria una excusa para perfeccionar el show del año; mordió una manzana y se dejo caer en la cama junto al uniforme de gala blanco que serviría para adornarlo aquella noche, entonces las horas fueron pasando lentamente...

Antes de darse cuenta estaba nuevamente de pie observándose al espejo, el llamado a la puerta anunciándole que todo estaba listo hizo que rápidamente avanzara hacia ella y advirtiera que ya saldría, acomodo sus ropas suspiro profundamente y abrió la puerta, donde una escolta de élite lo esperaba para atravesar el palacio hasta el salón donde todos esperaban al anfitrión.







- Tanto problema solo para esto - murmuro mientras avanzaba ahora por el salon observando a los lados a las personas presentes, donde por un segundo le parecio ver una melena pelirroja muy conocida, sin embargo no aparto la vista del frente y llego hasta donde lo esperaban para la ceremonia.

salon:


By Sidhe for Source Code

avatar
Alexander Le Blanc
Asociación de Magos
Asociación de Magos

Especie : Humano
Ocupación : Capitan de la Orden de Magos
Puntos : 9
Cantidad de envíos : 14

Volver arriba Ir abajo

Re: Un nuevo capitán [Priv. Richelle]

Mensaje por Richelle Müller el Miér Jun 05, 2013 8:36 pm

La noche estaba un poco más fría de lo normal en la ciudad una joven de largos cabellos color escarlata, se disponía a guardar sus cosas para salir de la asociación como todas las noches hacia su hogar luego de todos sus deberes cumplidos por el día de hoy, el cansancio hacia mella en su cuerpo luego de una noche sin poder dormir, un bostezo salió de sus labios mientras se estiraba en la silla donde aun estaba sentada, observo un porta retratos por un segundo con cariño al acercar su mano hacia él por un momento con una sonrisa de añoranza, aun que fue muy corto el momento observo alguien entrar a su oficina la cual solo cambio su expresión a una seria que asusto un poco al soldado que acaba de entrar.

-Teniente Müller…discúlpeme-dijo acercándose a la mujer-

-¿Qué pasa? Estoy a punto de marcharme…hable rápido – pidió la joven maga que tomaba su capa y salía detrás del escritorio.

-El consejo quiere hablar con usted…la están esperando en la sala contigua- dijo un poco cohibido.

-¿el consejo?...-susurro- de acuerdo vamos..-

Fue lo único que dijo siguió al soldado a la sala continua de la asociación de magos, justamente la sala de juntas, donde al entrar vio un par de guardias en la puerta y otros por las ventanas y justo en la mesa 3 señores que eran el consejo que ahora se encargaban del reino al no tener capitán o rey alguno, la mujer se imagino que por algo así la habían llamado como teniente segunda que ahora la mayor autoridad por ahora activa en la asociación por el momento, la joven observo que le indicaban que se sentara frente al mayor de todos, cedió ante la petición silenciosa de los ancianos los miro seriamente a los tres.

-Discúlpenme…me gustaría saber porque esta reunión tan repentina…-expreso con respeto hacia sus mayores, su extrañeza fue que todos se miraran entre si y el mayor por fin accediera a responder su petición.

-Tenemos algo que informarte y es muy importante – dijo en tono solemne el mayor deslizando una carta hacia ella- léala y díganos su opinión teniente- finalizo el hombre.

Ella solo los observo por un minuto largo y silencioso tomo la carta en sus manos y la abrió leyendo rápidamente su contenido lo que causo una gran sorpresa en el rostro de la peliroja a tal grado que arrugo un poco la carga dejándola sobre la pesa con un sonoro sonido claramente evidenciando su molestia en sus vividos ojos color avellana, no pudo evitar levantarse de la mesa y apretar un puño los hombres como guardias se sorprendieron y la observaron atónitos esperando de alguna reacción más por parte de la teniente lo cual nunca llego.

-Bien…si iré a la ceremonia del nuevo capitán, aun que me extraña que llamen alguien del frente para asumir esto…cuando hace mas falta allá protegiendo nuestras fronteras… y aquí otros están dispuestos aquí que han dado todo por este reino se les ignore-dijo un poco molesta- ¿eso es todo?

-No, no es todo agradecemos que estés ahí ya que tu serás la Sub-Capitana queremos presentarte ante él estamos seguros que ambos harían un buen trabajo por el reino…hasta el nuevo rey sea nombrado-menciono el del lado izquierdo del mayor.

La joven maga los observo en silencioso y asintió encogiéndose de hombros a pesar de que el causara molestias estar bajo el mando de un desconocido cuando ella había acarreado sola con todos aquellos problemas que le habían suscitado con la asociación. Aparto aquellos pensamientos de su cabeza no era bueno llenarse de tonterías pero si le dejaría algunas cosas claras cuando conociera a su “capitán” la mujer alejo apenas dos pasos de la mesa acomodo la silla donde antes había estado sentada y miro a sus mayores con una leve reverencia.

-Entonces, espero que mi nombramiento también sea oficial…no quiero estar en bocas de tontos soldados ustedes mismos han elegidos los puestos espero que lo hagan saber bien…-musito y ellos solo asintieron- si eso es todo me retiro…-

Guardo la invitación para el gran acto de mañana aparte de que tendría que servir a un rey que casi nadie conocía muy pronto también estaría bajo el mando de un completo desconocido sacado de las fronteras donde aun estaba una pequeña guerra que prácticamente la habían ganado ellos los humanos. Estaba segura que muchos se quejarían del acto tan repentino que era ese nombramiento lo más extraño es que fuera en el propio castillo por ordenes del gran sabio de todos los magos, suspiro levemente y salió finalmente de la asociación, rechazo el carruaje que la llevaría hasta su casa esta noche prefería el frio de la noche para esclarecer sus pensamientos, esa carta le hizo pensar en una persona muy querida, pero se negó a creerlo solo subió una mano al corazón y la apretó con fuerza de deshizo de esa corazonada y subió la capucha de su capa marchándose a su casa.

A la mañana siguiente lo que vio al despertar fue el hermoso clima de lluvia que caía sin compasión contra las calles del reino, hizo una media sonrisa parecía que el día no pintaba muy bien para hacer fiestas, pero no detendrían lo que venía. De eso estaba completamente segura, ese día antes de ir al nombramiento lo tomo para meditar y entrenar un poco en casa luego escoger el vestido ideal para dicho nombramiento que también era solo una excusa para preparar a todos por lo que venía, también era muy común en los humanos armar fiestas con cualquier pretexto no eran de su estilo ni le llamaban tanto la atención siempre solía ver parejas o algunos intentos de ligue con ella cosa que le disgustaba un poco.

Paso un rato con su familia que estaba feliz al escuchar la noticia de que fuera ascendida al cargo de sub-capitán le desearon el enhorabuena y la dejaron sola para que se arreglarse, solo tomo un hermoso vestido color plata al estilo antiguo con un abertura en la pierna derecha para darle mejor movimiento arreglo su cabello en un moño alto sencillo pero elegante adornándolo con una orquídea, solo uso un leve maquillaje porto su capa para esa noche y tomo la invitación no tardo mucho en que la recogiera uno de los carruajes reales y la llevara al gran evento, la lluvia no había disminuido ni un poco en todo dia era alguna señal del destino pensó pero era ridículo.

Al llegar fue escoltada por unos de los guardias de la asociación que siempre estaba bajo su mando, entrego la invitación especial, observo a los invitados más importantes del reino y suspiro todo aquello le parecía como un circo listo para entrar en acción, tomo el brazo del soldado quien la llevo hasta la primera fila con un lugar exclusivo que había apartado para ella en esa noche, converso un poco con los otros miembros y dio ciertas ordenes de que reforzaran a guardia afuera, no quería ser sorprendida por ningún estúpido imprevisto, hasta que finalmente unas trompetas anunciaron la llegada del invitado de honor.

La joven lo detallo con cuidado pero con una fría mirada aun que algo en ese hombre le pareció conocido pero no le presto atención solo permaneció en su lugar ahí para esperar el nombramiento de dicho hombre y luego ser presentada como su mano derecha, apretó el puño iba ser todo lo diplomática que podría ser, pero aquella decisión del consejo tan apresurada le parecía insultante aun le daría el beneficio de la duda a ese sujeto aun que no sería nada mentirosa le expresaría todo su malestar por su actual cargo. Se distrajo en sus pensamientos por un momento hasta que volvió en sí y se dio cuenta que estaban solo a casi medio metro de distancia cuando el más viejo del consejo y su líder se acercaba a él a pronunciar unas palabras y dar la gran noticia a todo el reino.

-Llego la hora-...fue lo único que murmuro...


Última edición por Richelle Müller el Sáb Jun 08, 2013 5:55 am, editado 1 vez
avatar
Richelle Müller
Asociación de Magos
Asociación de Magos

Femenino Especie : Humana
Ocupación : SubCapitán de la Asociación De Magos
Puntos : 8
Cantidad de envíos : 12

Volver arriba Ir abajo

Re: Un nuevo capitán [Priv. Richelle]

Mensaje por Alexander Le Blanc el Jue Jun 06, 2013 12:30 am






Toda la pompa, todos los murmullos mientras sus botas resonaban sobre el blanco mármol de aquel salón, todo aquel ambiente era sin duda lo que siempre había querido evitar cuando pensaba en regresar a la ciudad; los hombres lo observaban con un cuidado que rayaba en la envidia y si Alex los observaba a los ojos estos agachaban la mirada sin mucho mas que decir, el tramo de alfombra roja bajo sus pies se iba haciendo cada vez mas largo a medida que avanzaba y esto hacia que se le dificultara aun mas mantener la compostura, la verdad es que el prefería enfrentar a un dragón en el pantano que a los ricachones en la ciudad, al menos la postura de la bestia era clara, aquí... no se sabia si querían adularte o arrancarte el hígado.

- Maestro... -

Cuando hizo pie en el primer escalón del pequeño altar los ancianos del consejo se pusieron en pie a medida que Alexander se inclinaba en señal de respeto mientras acomodaba la capa azul oscura que usaba en momentos de gala, los ribetes dorados de sus ropajes brillaban gracias a la iluminación artificial que la magia del lugar proporcionaba, de cierta manera hacia que el rostro del futuro capitán brillara con intensidad, casi divina; el mas anciano, su mentor se acerco lentamente y alzando la mano hacia el hombro del joven alzo la voz a los presentes, empezó a recitar un hechizo, algo que parecían mas balbuceos que otra cosa, pronto los ropajes de Alexander cambiaron del blanco que lo caracterizaba a un negro y azul profundo, su capa se volvió de un negro opaco y los dorados resaltaron, los broches que sostenían la capa al resto de la vestimenta fueron adornados de color oro y gemas de color roja, la espada de Alex - de la cual nunca se separaba - también fue adornada con gemas de distintos colores y una funda dorada, finalmente y no menos importante las insignias que demostraban el rango aparecieron en su hombro, ahora la figura del nuevo Capitán resaltaba sin duda del resto de la gente en el lugar.

- De pie, Alexander Le Blanc, Capitán de la Asociación de Magos - exclamo el anciano ante un aplauso generalizado de las personas que estaban allí, los alumnos de la academia mas emocionados, mientras que los nobles adinerados algo mas reservados ante esta designación; el lo sabia en el fondo ellos no deseaban que alguien como el que escalo desde abajo estuviese un escalón por debajo del rey, un plebeyo tan cerca de la posición mas prestigiosa del reino, sin embargo los subordinados de Alex sabían que nadie se lo merecía mas que el, no solo por el tiempo que había sacrificado al frente del ejercito y de los cadetes, sin o también por la cantidad de vidas que había salvado en la linea del deber, a pesar de la corta edad que ostentaba ya tenia grabado a fuego gran cantidad de experiencia en el campo de batalla, pero ahora se encontraba ante la lección mas difícil: el campo de batalla político.

- Hokkan ha envestido esta responsabilidad en mi, espero cumplir con creces las expectativas que el pueblo y sus nobles han impuesto en mis hombros... - todos estaban sonrientes ante el reconocimiento de los nobles, murmullos positivos bajaron hasta los oídos del anfitrión mientras su maestro lo observaba de reojo, sin embargo ante el barullo el peli azul elevo la mano llamando a silencio -... Estamos enfrentando tiempos difíciles, en los que la ausencia de nuestro rey hace que los siguientes tomemos la responsabilidad de mantener a flote la nación... No voy a mentirles, no creo estar a la altura del reto, mi sangre no me hace rey y aun cuando la derramen verán que mi sangre es roja... igual que la de cualquier hijo de herrero sin embargo... -

Dio unos pasos hasta lo mas alto del altar y entonces apretó la empuñadura de su espada, su maestro sonrió como si supiese que se aproximaba, ahora la voz del militar sonó mas fuerte, mas imponente y sus ojos reflejaban una gran cantidad de compromiso de su parte.

- Es hora de que en ausencia de nuestro Rey, los nobles y los que menos tienen se vuelvan uno solo, uno solo no por nuestros estatus, si no por la unidad de nuestro reino... ¡de nada sirve que nos diferenciemos en rangos ante la calamidad! Durante todos mis años de vida he escuchado como los mas pudientes se llenaban la boca con alabanzas y sacrificios en pos del rey y la nación, sin embargo es el día de hoy que luchando en el frente no he visto a uno solo de estos "nobles señores" luchando frente a frente con las amenazas que se ciernen sobre Hokkan... y no esperar ocultos en la ciudad a que los menos agraciados económicamente den su vida por tan noble causa... - observa a los nobles que lo miran recelosos - ni uno... solo... de ellos he visto. -

Guarda silencio unos segundos, los murmullos nuevamente crecen pero esta vez es solo del lado de los cadetes y de los soldados de baja jerarquía, los nobles están envueltos en un velo de silencio sepulcral que no les permite refutar las palabras del nuevo capitán pero sus miradas sin duda están clavadas en ese hombre que se atrevió a desafiarlos frente a toda aquella gente.

- ...Hasta que el nuevo Rey tome posesión de su trono e ilumine el camino de nuestro glorioso reino, yo, Alexander Le Blanc y mis subordinados velaremos por el bienestar de estas tierras, así que espero que los nobles que otrora nos brindasen tan heroicas palabras, se unan a nosotros en la defensa de las fronteras de nuestra tierra y de los peligros internos... y a aquellos que traten de invadirnos, a los que quieran separarnos y a los que elucubren en la oscuridad sus oscuras tramas les digo: ¡Los cazaré, los destruiré y traeré la desgracia sobre sus descendencias hasta que el deshonor y la traición sea borradas de su sangre! -

Sin esperar ninguna reacción tomo su espada y la desenvaino apuntando hacia el cielo mientras con la mano libre daba un golpe en su pecho en señal de respeto.

- ¡POR HOKKAN! -

El grito se hizo generalizado ante su acción, los únicos que en vez de aceptar sus palabras huyeron lentamente fueron los adinerados que lentamente desaparecieron dejando el flanco derecho de la sala vacía, si bien había demostrado gran temple al enfrentarlos también se había hecho de grandes enemigos, no le importaba, si Hokkan iba a cambiar iba a ser por su mano y la del futuro Rey... o al menos así lo esperaba.

- Alexander... aun tienes que asistir al ascenso de tu sub capitán - le indico el hombre mientras los jóvenes se apartaban dándole paso a la persona que se haría cargo del puesto que quedaba vacante; Alex envaino su sable y entonces se quedo con los ojos abiertos de par en par observando a la dama que tenia delante, una mujer vestida en atavíos excelsos, con una belleza sin igual y un cabello... - Hermoso... - las palabras le brotaron de los labios sin tregua, ahí frente a el estaba una persona que durante años no había visto.

- Richelle... - murmuro mientras daba un par de pasos dejando la escalinata del altar libre para que la futura subordinada subiese hasta su lugar, entonces se le entrecorto el aliento, siéndole imposible mirarla a los ojos... después de tanto tiempo ¿Que le diría?
avatar
Alexander Le Blanc
Asociación de Magos
Asociación de Magos

Especie : Humano
Ocupación : Capitan de la Orden de Magos
Puntos : 9
Cantidad de envíos : 14

Volver arriba Ir abajo

Re: Un nuevo capitán [Priv. Richelle]

Mensaje por Richelle Müller el Vie Jun 07, 2013 7:24 pm

El silencio se hizo presente en la sala al momento que el nuevo capitán subía al altar hasta posarse frente al gran sabio de todo Hokkan el único que había quedado en el reino desde la desaparición del rey, Aquel hombre lo recordaba cuando les enseñaba en la academia pero tenía especial trato con alguien que solo aparto de sus pensamientos ¿Qué valía torturarse con eso? La respuesta era simple no. Paso una mano por el fleco que resbala por su rostro acomodándole un poco así podría tener una vista mejor que lo que estaba a punto de ocurrir en esa noche.

Su mirada se quedo fija en el hombre que subía al altar con un extraño presentimiento en su pecho y parece como si ya solo lo anticipara sin estar segura de eso sus hermosos orbes color avellana se abrieron en sorpresa al escuchar el nombre de aquel hombre que hasta hace unos momentos no estaba de acuerdo con su nombramiento por ser un desconocido. Sus ojos vagaron por la figura ajena del nuevo capitán mientras el maestro seguía su ritual de ascenso, sentía sus manos frías y un poco temblorosas. ¿Por qué estaba ahí? No podría creer lo que sus oídos le habían hecho escuchar, pero era cierto ese cabello azul aquel tatuaje, en su ojo derecho al darse la vuelta, todo pareció detenerse por unos segundos para la peliroja.

Aferro la falda de su vestido con fuerza sin importarle realmente el arrugarlo para ese momento, le observo voltearse y hablarle a todos los presentes negó levemente con la cabeza y una sonrisa se poso en sus labios con un pequeño sonido de “tenía que ser el” al dirigirse de esa manera tan imponente hacia los nobles que no permitían a mas nadie en el poder que no fuera un buen estatus económico para el reino, también se esperaba una pequeña tuba y queja sobre su nombramiento cuando subiera al altar para su nombramiento oficial como sub-capitán y mano derecha de su mejor amigo de toda su infancia y adolescencia.

Se cruzo de brazos mientras este hablaba y observo el sombro en la cara de todos los presentes mas el disgusto de los nobles era todo un espectáculo estaba completamente segura que se vería de habladurías por esto y que ahora tratarían de revocarle el cargo si cometía algún error, por mas mínimo que fuera para tomarse de estos y hacer algo en su contra. Todo el panorama para Hokkan era un terreno algo resbaladizo por el lado de los nobles quienes se iban alejando de a poco de la sala solo algunos pocos tuvieron la dureza de quedarse, solo lo mas “delicados” supuso que solo con esos “pocos” se podría contar un poco, pero era lago dudoso según ella lo veía pero era mejor que tenerlos a todos en contra sabrían como manejarse.

La joven avanzo al frente al ver la señal del maestro llamarla al altar, los soldados le abrieron paso dejándola caminar en medio de ellos hacia la escalinata donde sintió la mirada de Alexander, algo en su pecho se agito aferro mas el puño avanzo con paso firme hacia el mayor hizo una leve reverencia de saludo, no pudo evitar emocionarse al ver que la reconocía, pero aquel momento que dejo de mirarla, le causo cierto temor.

-Alexander –musito al pasar a su lado.

Fue un único murmullo para los oídos del peli azul subió lentamente al altar ocupando el puesto que Alexander había estado hace unos segundos atrás se hinco en su rodilla derecha y una mano en el corazón ante el maestro esperando, el cual al ver esto solo procedió con la ceremonia, murmuro otro hechizo apareciendo una runa de color escarlata a rededor de Richelle que poco a poco invadiendo una luz leve a la pelirroja, cambio un poco el vestido que llevaba la joven solo acentuó mas el color plata de la tela, solo apareció detrás del a mujer una capa blanca a juego con su vestido y con la insignia de la asociación mas otras que le daba su rango.

-Levántate Richelle Müller, Sub Capitán de la asociación de magos - menciono el gran maestro, el cual la mujer se puso de pie dando la vuelta y mirándolos a todos en silencio algunos con caracas sorprendidas era la primera vez en la historia de Hokkan que una mujer tenía un rango de tal envergadura junta en sus manos, pero por el contrario otros estaban emocionados que las leyes y algunas cosas en la sociedad comenzaran a cambiar un poco en pro del futuro del reino. El rostro de la nueva sub capitán de la orden era serio observo a todos los presentes y hablo.

-Es un gran honor para mí poder proteger mi amado reino y sé que esta es una gran responsabilidad que no se si podre cumplir las expectativas de todos…mas mi genero es poco común llegar a este lugar…-hizo una pausa para tomar aire notándose su determinación-…Pero a pesar de que no todos estén de acuerdo estoy aquí por mis propios meritos y cumpliré mi deber pese a quien le pese y le agradezco al gran maestro por confiar en mí en esta labor por mi tierra Hokkan-

Termino de decir aquellas palabras y un barbullo entre toda la sala más que nada en la fila de cadetes jóvenes que apenas estaban iniciándose en la labor pero más que de algunos nobles más ancianos que veían ese nombramiento como el acto más bochornoso de la historia ya que barría con todo los principios que ellos habían sido criados, Richelle estaba bastante incómoda con todo eso no estaba acostumbrada a esos lugares y por eso siempre evitada mucho a la gente de grandes sociedades eran peor que cualquier otra cosa que pudiera enfrentarse pero con determinación espero que se callaran y hablo por última vez.

-Juro mi completa lealtad tanto a mi capitán Alexander que para todos es una sorpresa verle aquí, como al próximo rey que nos guie por el buen camino a la prosperidad, buenas noches…-

Dijo y comenzó a bajar viendo las caras de sorpresa de alguno y las sonrisas de algunos de los miembros que acompañaban al maestro como era de esperarse de ella saludo algunos cuentos mientras bajaba recibiendo los buenos augurios de los más cercanos y sus maestros desde la academia, al terminar de bajar busco con la mirada un rebelde cabello azul entre la multitud, hasta que lo vio al otro lado de la estancia, se llevo una mano al pecho por inconsciencia y se acerco a paso firme pero lento, el miedo la invadía por dentro de una manera tan potente como un veneno carcomiendo sus entrañas.

Spoiler:

-Alex- susurro en su mente.

Por un momento casi extiende la mano hacia él como para agarrarlo pero reacciona y lo evita, no quería un espectáculo la primera noche que subieran a tomar sus puestos como nuevas cabecillas del reino hasta el nombramiento del nuevo rey, torpemente avanzo por la sala sujetando el vestido saludo y esquivando unos cuantos que se interponían en su camino para hablar con la persona que hace 6 años no había visto, hasta que finalmente pudo alcanzarlo, se quedo parada frente a él, lo miro apretando la falda de su vestido, lo miro de arriba abajo sin poder creerlo del todo estaba más alto que la ultima vez, sus facciones habían madurado mas pero ese cabello azulado seguía igual de rebelde como lo recordara, pero algo la dejo sin habla aquellos ojos ambarinos se veían tan diferentes a la última vez que los vio, aferro mas su ropas .

-Alexander Le Blanc- hizo una leve reverencia- Yo no sé si te acuerdes de mi…pero fuimos amigos hace tiempo, Bienvenido a casa…-dijo sonriéndole con cierta nostalgia temiendo que no la recordara, pero ahí estaba frente a él hablándole luego de años ¿la recordaría? ¿Su promesa vino a cumplirla? Aun tenía muchas cosas en mente y su corazón volcado golpeando fuerte contra su pecho más aquel sentimiento ahogado en miedo que la atormentaba. Solo le tocaba esperar en silencio la reacción ajena que se le hacía eterna.
avatar
Richelle Müller
Asociación de Magos
Asociación de Magos

Femenino Especie : Humana
Ocupación : SubCapitán de la Asociación De Magos
Puntos : 8
Cantidad de envíos : 12

Volver arriba Ir abajo

Re: Un nuevo capitán [Priv. Richelle]

Mensaje por Alexander Le Blanc el Sáb Jun 08, 2013 6:14 pm

Cada paso, cada centímetro en que aquella excelsa dama se aproximaba hacia el algo en su interior se revolucionaba, sus ojos por un momento se cristalizaron mientras la veía avanzar, había cambiado demasiado, su porte... su elegancia, hacían que todos los hombres se volvieran a verla como si fuera un tesoro, eso no hacia mas que hacer hervir parte de su sangre de enojo ¿como se atrevían a posar sus ojos sobre ella? eso hizo que agachara la mirada cuando estuvo junto a el, pudo ver el blanco vestido y en ese mismo momento el perfume de la joven lo hizo elevar la mirada levemente sin llegar a verle el rostro, todo parecía un sueño... cuando el nombre escapo de sus labios parecía como si un rayo hubiese caído sobre el, sus manos transpiraban y su respiración aunque disimulada era agitada, ella avanzo y entonces una catarata de pensamientos invadió al mayor.

"... es ella, en verdad es ella, detenla... diselo..."

Estiro su mano un poco hacia ella para detenerla, nombrarla y retenerla para siempre como debio haber hecho antes, no dejarla ir nunca mas, sentir su aroma, la suavidad de su piel...

Spoiler:

- Richelle... - murmuro en ese mismo instante, sin embargo todo lo que había imaginado no era mas que eso, imaginación, no la detuvo, simplemente dejo que la joven siguiera su camino hacia el altar y a su nombramiento como sub capitana, suspiro profundamente mientras ella comenzaba con su juramento, apretó la empuñadura de su espada y escucho con tranquilidad todo lo que la pelirroja decía sin mover siquiera un solo musculo, todas las palabras de la mujer resultaron para el nada mas que un murmullo tan intenso que hacia que se perdiera en los pensamientos, rápidamente se movio hacia los escalones de abajo apartándose de aquella vista, buscando un camino por el cual rezagarse antes de que ella terminara, pero entonces nuevamente resonó su nombre en los oídos del peli azul.

- una sopresa ¿heh? - musito por lo bajo mientras ella hablaba, sin dudas era algo mas que una sopresa debido a que el era un soldado, un guerrero y no alguien que podia estar en el puesto de capitan, alguien mas diplomatico... una vez que termino de decir aquello empezó a caminar entre la gente, perdiéndose en la multitud; pronto un grupo de jóvenes comenzó a rodearlo preguntándole infinidad de cosas, el no deseaba ser poco cordial con ellos y por eso sonreía y contestaba a cada una de las preguntas; varias jovencitas se acercaron hacia el también, niñas de alta sociedad y cadetes de la academia que lo trataban como si fuese una celebridad, se dejo llevar por la situación y converso con todas y cada una de ellas mientras pudo hasta que la música empezó a sonar de fondo, la fiesta de la celebración ya había comenzado, una joven algo impertinente extendió la mano hacia el capitán para invitarlo a bailar, Alexander hubiese aceptado de no haber sido por..

- Richelle... - exclamo sin dejar a la pelirroja terminar de decir las palabras que estaba amontonando en esos hermosos labios - en serio crees que no te recordaría, baka? - dijo mientras sonreía tratando de ocultar en su rostro la ansiedad de tener delante de el a la única mujer con la que había pensado en los últimos años; haciendo una reverencia a la joven que lo había invitado y luego pasando de ella se acerco a Richelle - lo siento, tengo una deuda con esta joven... con mi sub-capitán, así que si me disculpan... -

Sonrió cordialmente y sin siquiera esperar una respuesta se inclino cordialmente tendiendo la mano hacia la pelirroja.

- ¿Me permitirías esta pieza, Richelle? -

Pregunto mientras la observaba a los ojos, esperando que tal vez ella aceptara salir a bailar; no pudo esperar mucho mas, la tomo de la mano haciéndola moverse hacia la pista de baile donde algunas personas ya estaban danzando y comenzó a moverse al compás de la música, esperando que ella lo siguiera.

- Estoy en casa, Richelle - susurro a la pelirroja mientras se movía - ha pasado mucho tiempo... ¿que fue esa manera tan formal de presentarte?... no es como si hubiese podido olvidarme de mi única amiga de la infancia... - acoto mientras la tomaba de la cintura al bailar y la hacia girar para acompañar el movimiento de la danza.

- Te ves hermosa esta noche - resolvió finalmente antes de sonreirle.
avatar
Alexander Le Blanc
Asociación de Magos
Asociación de Magos

Especie : Humano
Ocupación : Capitan de la Orden de Magos
Puntos : 9
Cantidad de envíos : 14

Volver arriba Ir abajo

Re: Un nuevo capitán [Priv. Richelle]

Mensaje por Richelle Müller el Sáb Jun 08, 2013 10:27 pm

Sus manos temblaron mientras seguían aferradas a la falda de su vestido, no podía creerlo si la recordaba, una tonta sonrisa de felicidad escapo de sus rosados labios por mero impulso, sabía que estaban en un lugar público, pero solo olvido todo aquello solo importaba que por fin podía verlo de nuevo, no se había percatado de la joven que deseaba bailar con el nuevo capitán, escuchar su nombre en aquella voz que tanto extraño pero que ahora se escuchaba más madura y profunda que como la recordaba la última vez que se despidieron, su corazón no dejaba de golpetear con fuerza su pecho casi queriendo salirse del mismo de emoción, tenia tantos sentimientos encontrados, deseaba abrazarlo pero solo apretó mas los puños en su mano para evitar hacer una tontería que luego pudiera arrepentirse.

Ella aun no caía en su asombro cuando Alexander rechazo aquella dama de buena familia por irse con ella, solo pudo percatarse de la cara de disgusto de la chica a pesar de que él fue todo un caballero. Pudo sentir la mirada de la chica perforarle la espalda solo por ese hecho, dejo que la tomara de la mano y la llevara a la pista no podía siquiera hablar aun, solo se deja llevar por él. Tenía que calmarse un poco para que la voz brotara con naturalidad por su garganta, pero no terminaba de analizar lo que ocurría justo en ese momento.

“Richelle reacciona dile algo!!” Se ordeno mentalmente.

Pero simplemente sus labios no reaccionaban en soltar su voz solo sostenían una genuina sonrisa en ella algo tonta, dejo que la girara al compas de la suave música de salón, su cuerpo seguía cada movimiento que él quería, de forma suave y natural, un leve rubor se poso sobre sus mejillas pálidas ahora sonrosadas cerro un segundo los ojos y suspiro para finalmente dejar su voz salir aun que primero observo la sala y sus alrededores la pista estaba llena de todos los invitados, aprovecho que la había acercado a él y poso sus manos detrás del cuello del mayor y lo miro a los ojos.

-Baka, no has cambiado tu forma de tratarme ne…-acoto en un tono que solo él podría escuchar-Gracias, tu luces aun más guapo que en la graduación – dijo tranquila cerrando los ojos mientras seguían el suave compas que ahora tocaban los músicos, sentía algunas miradas curiosas sobre ellos, pero ¿Qué más daba? Hacia tanto que esperaba verlo que ahora simplemente todo lo que emanaba de su interior era imposible de aplacar aun que lo quisiese aquellos sentimientos estaban más fuerte y a flor de piel de lo que nunca pudo imaginarse la joven maga. Tantos años esperando por el único hombre que pudo ocupar sus pensamientos y sueños, volvió a abrir la mirada y clavar sus orbes casi rojizos contra los ambarinos ajenos con un brillo especial.

-Estoy sorprendida…nunca espere verte en este lugar… o que al menos me avisarías cuando volvieras…-susurro y desvió la mirada un poco triste- los primeros meses…estaba feliz por tus cartas…pero luego dejaste de enviarlas…temí que algo te hubiera pasado…y nadie en el consejo me decía nada de ti…-murmuro y sin importarle mucho los demás acorto los pocos centímetros que quedaban de separación entre los dos, lo abrazo suave pero firmemente sin dejar el leve movimiento que tenían de la danza leve.

-Tengo tantas cosas que decirte…-murmuro por un momento la voz firme de la pelirroja se dejo quebrar levemente aferro la capa oscura del nuevo capitán y algunas lagrimas descendieron de los ojos avellana de la joven, separándose un poco para mirarle a los ojos y sonreír con tantas emociones agitándose en su pecho que casi no podía comportarse como era ella normalmente-Pero.... Cumpliste tu promesa…- dijo en un bajo murmullo- Lo siento…- murmuro abrumada.

La joven se percato que termino la tonada, se inclino levemente en una suave reverencia y bajo la mirada separándose de él. Se alejo rápido de la pista de baile con algunas miradas curiosas encima corrió hacia uno de los grandes pasillos que daban al jardín del castillo secándose las lagrimas molesta consigo mismo, no podía soportar todo lo que brotaba de su interior y las miradas de esas joven sobre él. Todo era mucho para una noche quería quedarse lejos y sola por un momento hasta centrarse de nuevo. Había olvidado lo tonta que se comportaba cada vez que se trataba de él se llevo una mano en el pecho apretando una cadena de oro y se dejo apoyar contra la pared con una sonrisa triste en los labios.

-Aun lo Amo más de lo que imagine…-susurro para si misma.
avatar
Richelle Müller
Asociación de Magos
Asociación de Magos

Femenino Especie : Humana
Ocupación : SubCapitán de la Asociación De Magos
Puntos : 8
Cantidad de envíos : 12

Volver arriba Ir abajo

Re: Un nuevo capitán [Priv. Richelle]

Mensaje por Alexander Le Blanc el Dom Jun 09, 2013 12:51 am






Sentir los brazos de Richelle en su cuello fueron tal vez los dos segundos iniciales mas hermosos que tuvo desde que había llegado de regreso, ahora las luces parecían haberse atenuado y solo tenia ojos para ella, no se detuvo en ningún momento de bailar, para el era inercia, al igual que el mirarla o acostumbrarse inmediatamente al perfume que despedía en la cercanía, impregnando sus ropas con el y haciendo que de cierta manera llegaran antiguos recuerdos a su mente; casi trastabilla, nunca había sido bueno bailando, pero había decidido aprender por ella, antes del baile de graduación, noches y noches con su madre para poder ser un digno compañero de baile, y ahora estaba ahí seis años después... y apenas podía contener sus nervios ante ella.

- Si, siento todo eso... - suspiro mientras seguía la música - se me hizo cada vez mas difícil escribir, cuando descubrimos varias cosas decidimos dejar de hacerlo... - aferro un poco mas la cintura de la pelirroja y entrecerró sus ojos, recordando la cantidad de sobres cerrados que tenia en la alforja de su caballo, todos con nombre y dirección de ella, pero que nunca había podido entregar; sonrió para si mismo y abrió los ojos un poco ante el abrazo de ella, correspondió de la misma manera sin importarle mucho nada, para el solo estaba ella en ese momento.

- C...claro que cumplí nuestra promesa... - estuvo a punto de decir algo mas pero las lagrimas y su pedido de perdon hicieron que se quedara sin palabras ¿que había hecho para hacerla llorar? definitivamente algo se congelo en su pecho mientras escuchaba la música terminar y veía a ella huir entre la gente, un nudo bastante profundo se acentuó en su garganta y entonces, dio un paso al frente para correr tras ella, sin embargo algo no se lo permitio... aquella joven acaudalada e insistente lo tomo por la mano, recordandole que esta vez tendria que bailar con el, el rostro del peli azul pronto se afligio y levanto su vista hacia donde ella habia escapado, sin poder verla ya, segun le parecio esto era un deja vu .

Una nueva musica comenzo a sonar mientras acompañaba a la joven a bailar, eso diez minutos en los que estuvo con la jovencita parecian una eternidad, no podia parar de pensar en Richelle de alguna manera y aunque la inoportuna noble no paraba de hablar, lo que para el era algo completamente incomprensible, ya que veia sus labios moverse pero no entendia una sola palabra de lo que decia, su mente estaba con su amiga, cuando la musica termino inmediatamente aflojo el agarre sobre la extraña y entonces dio un paso atras, la joven estuvo renuente a soltar su mano y acoto algo como "ella no está" lo cual hizo que la mirada de Alexander se ensombreciera soltndola de un tiron.

- Con su permiso... - murmuro y salio caminando a toda prisa por la puerta que daba al jardin.

Levanto su vista hacia el verde campo que estaba junto al salón sin ver mucho, habían parejas tanto en el extenso parque como en el largo pasillo que llevaba hasta otras alas del palacio, se llevo la mano al pecho sin entender demasiado que iba a hacer cuando la encontrara, dio unos pasos hasta el verde césped y con la vista escruto cada porción de este, sin mucho resultado, camino algunos metros hasta posarse sobre una columna, en ese mismo instante sintió el perfume de Richelle en el aire, si, no podía confundirlo con nada en el mundo... ese mismo aroma que hacia que se le nublara el pensamiento; estuvo a punto de empezar a buscarla, presentía que estaba cerca y cuando estuvo a punto de alzar la voz para llamarle nuevamente tiraron de su capa.

- Capitán... - la voz de aquella molesta noble llego hasta sus oídos y entonces se volvió a ella.

- Que deseas? - espeto falto ya de paciencia, para luego suspirar - lo siento estoy... -

- Esta buscando a esa ordinaria ¿verdad? - la fina voz hizo que la piel de Alex se pusiera de gallina, apretó un puño pero la dejo seguir hablando - Mis padres me contaron que es una mujer sin gracia, que le gustaba apalear a sus subordinados y lo que es mas... que proviene de una familia bastante humilde, me causa gracia que alguien así haya llegado a donde llego, posiblemente le haya hecho bastantes favores a sus superiores... jajaja, no lo cree asi? -

La mirada de Alexander se convirtió en algo carente de brillo, trago fuerte y algo en el se quebró, haciendo que pronto comenzara a reír levemente, entonces se llevo la mano al pecho con suficiencia.

- Valla, tienes agallas para hablar asi de ella cuando no esta ¿verdad? - la observo con cierto desdén - es mucho decir de una niña mimada que viste la ropa que su papi le compra ¿no?... - se inclino levemente al frente mirándola con asco - déjame decirte que no tienes ni punto de comparación con Richelle... ella es una mujer donde tu apenas eres una niña, en tu vida alcanzaras siquiera sus talones... -

Se irguió y la observo desde lo alto, haciendo una mueca de suficiencia.

- Tsk... ¿en serio creerías que te prestaría atención a ti, cuando una mujer tan hermosa y perfecta como ella esta cerca? vete a casarte con algún gordo ricachon... piérdete -

Luego de decir esto escupió el piso a los pies de la joven y le dio la espalda, un solo grito basto para desatar un llanto de ira profundo en la joven rubia que había insultado a su subcapitana, sin embargo a el no le importaba en lo mas mínimo, se metió en uno de los corredores buscando alejarse de la escena que esa boba estaba haciendo, y cuando giro para marchar hacia otro lado logro ver que no muy lejos de ese lugar, por el contrario bastante cerca, estaba la pelirroja en cuestión; pronto suspiro y sus facciones se relajaron, trato de acercarse sin que ella se diera cuenta, mas sin embargo seguramente había oído todo el desastre.

- Sabes... en serio, cuando haces esas cosas por impulso terminas causándome problemas... y eso que apenas volvimos a vernos - dijo entonces acercándose hasta ella y tomando un hebra de su cabello, llevándola hacia su nariz y llenándose del aroma de la pelirroja.

- No vuelvas a escaparte ¿si? - acoto con una sonrisa que pronto fue iluminada por la luna.
avatar
Alexander Le Blanc
Asociación de Magos
Asociación de Magos

Especie : Humano
Ocupación : Capitan de la Orden de Magos
Puntos : 9
Cantidad de envíos : 14

Volver arriba Ir abajo

Re: Un nuevo capitán [Priv. Richelle]

Mensaje por Richelle Müller el Dom Jun 09, 2013 8:19 pm

Los siguientes 15 minutos que pasó sola puso reponerse totalmente, dejando que las lágrimas dejaran su rostro, hacia tanto ya que no lloraba o se sentía tan débil. Se quedo apoyada unos minutos más pegada a la pared, podía escuchar la música del salón y algunas personas hablar por los alrededores, una mueca se poso en sus labios no la había seguido y ¿Qué más daba? Se cuestiono mentalmente, no tendría porque seguirla o quizás tomo su huida como algo más, ya de nada le servía matarse pensando tanto sobre ese asunto.

Después de un momento de calmarse comenzó a andar de nuevo por los pasillos, hasta entras a una pequeña habitación de invitados, con cuidado de no ser vista. Pudo ver un tocador al cual avanzo con paso firme y se observo fijamente, tenía los ojos un poco rojos de lo que lloro suspiro pesadamente, busco el baño con la mirada y al encontrarlo al lado derecho de la habitación camino hasta llegar al mismo lavándose el rostro con cuidado de no mojar su vestido y su peinado se seco con cuidado y volvió hacia el tocador, noto su semblante un poco mejor saco de nuevo aquel brillo de labio retocándose los labios de un suave color rosa, después paso a retocar levemente los ojos, sencillamente así no se notaria que estaba llorando.

Acomodo su cabello levemente y al verse repuesta su expresión tomo la misma seria de siempre eso le alegro ya se sentía ella nuevamente, soportaría estar en ese lugar un rato mas y se marcharía a su hogar era lo mejor. Salió con cuidado de la habitación recorriendo el camino de regreso, como si nada hubiera pasado pero al querer cruzar hacia otro lado pasillo fue interceptada por una joven cadete y otro superior quienes le hicieron algunas preguntas las cuales respondió con cordialidad agradeciendo sus felicitaciones por el cargo que le habían dado.

Al despedirse de estas dos personas nuevamente siguió su camino deseaba un poco de aire fresco al llegar a uno de los pasillos que daba al jardín observo a varias parejas agarradas de la mano charlando alegremente entre ellos y no pudo evitar pensar en Alexander apretó un puño regañándose mentalmente avanzo hasta otra columna en la cual volvió a poyarse esta que daba a una zona diferente ajena al jardín pero donde entraba el frió aire de la noche junto a la lluvia que aun se posaba sobre el reino, tenia deseos de salir y mojarse con ella, pero se contuvo, al menos en el jardín un gran ventanal los cubría y evitaba que el agua mojase a quien estaría ahí.

“Lo primero que hago al verlo de nuevo es huir como una niñita tonta…asustada de lo que siente…"

Fue lo único que se dijo a si misma cerró los ojos para dejarse llevar por algunos recuerdos de la última vez que estuvieron juntos en un lugar como ese, justo cuando él se iba a graduar. Le había hecho tan feliz que la invitara a ella y no a otra chica que cursara su mismo año, Si no a ella una chica casi 3 años menor que él y la que le causaba problemas casi todo el tiempo esto la hizo reír sola un poco quizás quien la escuchara pensaría que estaría loca y no le importo, miro su mano la que le había tomado aun podía sentir su agarre, pero su ensoñación de buenos recuerdos la interrumpió una discusión a lo lejos, no sabía de quien ese pequeño escándalo.

Deicidio moverse de pasillo, pero no pudo evitar quedarse parada de espalda sorprendida apoyo una mano en la pared, al reconocer la voz de Alexander se notaba bastante fastidiada y molesta por alguna cosa que seguro le había dicho tal joven, que no pudo ver aferro de nuevo el puño, se alejo un poco no quería ser vista espiando algo que no era su problema realmente.

-Eres una tonta a veces- se dijo a sí misma.

Se quedo parada un segundo decidiendo que hacer, si volver a la pista o huir de ahí después de despedirse y excusarse con que no se sentía nada bien esa noche para quedarse hasta el fin de la celebración, pero no pudo seguir pensando en nada escucho la voz de Alexander a su espalda un escalofrió la recorrió por completo, se giro suavemente sobre sus talones para darle frente, el solo tomo un mechón libre de su moño, se sonrojo sin poder evitarlo, cuando aspiro el aroma de su cabello, trago un poco fuerte y desvió la mirada.

-Lo siento…no pretendía causarte problemas yo…-dudo que decir por su tonta huida- Solo estaba un poco conmocionada por volver a verte….jeje pero ya estoy bien –forzó una sonrisa- No deseaba hacer un espectáculo en media pista de baile...-

Expreso con sinceridad se llevo inconscientemente una mano a la cadena de su pecho con una suave sonrisa en los labios ahora si de forma natural, guardo silencio por unos 3 minutos que parecieron incómodos y eternos, podía sentir la mirada ajena ella, suspiro profundamente y aferro mas la cadena, se atrevió a finalmente mirarlo a los ojos, se acerco un poco más.

-Ya no volveré a escapar tontamente… -murmuro desviando la mirada no se sentía capaz de verlo a los ojos sin quedarse casi sin aliento-…una mujer tan hermosa y perfecta como yo ¿eh? – cito sus palabras con cierto nerviosismo sonrojada-…Creo que si te querías quitar a esa noble de encima pudiste decirle alguna otra cosa que fuera cierta…-dijo y volvió a mirarlo a los ojos y no pudo más- Te extrañe mucho Senpai-baka!

Menciono igual que aquellos viejos tiempos aguantado de nuevo las lagrimas de emoción que tenia contenidas abrazándolo nuevamente esta vez con más fuerza que en la pista y se quedo ahí sintiendo su calor y su aroma escondió el rostro en el hombro ajeno y se quedo quieta ahí sin querer romper el momento, temía que si se alejaba lo perdería para siempre de nuevo, agradeció que ahí solo estuvieran los dos y nadie pudiera verlos o sería un buen escándalo. Espero que él reaccionara por lo menos pero no lo soltó en ningún momento su silencio la atormentaba tenía miedo pero no deseaba alejarse no hasta que el mismo se lo pidiera.
avatar
Richelle Müller
Asociación de Magos
Asociación de Magos

Femenino Especie : Humana
Ocupación : SubCapitán de la Asociación De Magos
Puntos : 8
Cantidad de envíos : 12

Volver arriba Ir abajo

Re: Un nuevo capitán [Priv. Richelle]

Mensaje por Alexander Le Blanc el Mar Jun 11, 2013 10:26 pm

Se limito a observarla mientras hablaba, sonrió levemente y carraspeo acomodando su propia capa, su ropa estaba algo mojada debido a la discusión que había tenido en el jardín con la joven y tortuosa noble, sacudio un poco la ropa y entonces volvio la vista hacia ella, evitaba la vista y eso de alguna manera le provocaba algo de gracia, ella... Richelle Müller la gran y unica guerrera que habia logrado inculcar un espiritu verdaderamente guerrero en el, ahora esquivaba l amirada cual quinceañera perdida en sus pensamientos; llevo su mano a la cintura y entonces la observo detenidamente inclinandose un poco, pensativo de las palabras que deberia usar para referirse a su tan añorada compañera de aventuras en el pasado, la musica dentro dejo de sonar unos instantes, era gracioso pues ella continuaba a pesar de que los anfitriones no estaban en la sala del palacio que debian estar.

- Vamos Richelle... si eso no fue una escena ¿que lo es? - rie levemente tratando de hacer que la pelirroja se relaje y entonces camina junto a ella haciendo que las espuelas de su bota resonaran levemente ante el suelo de granito, no le quita la mirada de encima, le gustaria extender su mano y abrazarla, el hecho de haber sentido el aroma de su cabello hizo que de cierta manera ganara un coraje que hacia mucho habia perdido esperando por verle, ahora estaba observandola como un general mira a la persona que finalmente va a embestir en un duelo, solo tenia que elegir la estocada correcta para hacer que reaccionara - ¿El que no vuelvas a escapar tontamente quiere decir que escaparas con inteligencia? -

Luego de aquella pregunta algunas personas salieron al pasillo, escucho sus voces a la vuelta del pasillo; sin pensarlo dos veces la tomo de la mano y la hizo entrar en una habitacion que estaba a oscuras asi evadiendo a los hombres que los buscaba ¿Para que querrian molestar tanto? habia cosas mas importantes para ambos que estar enuna tonta reunion aristocratica, que los jovenes disfrutaran de aquello y los viejos divirtieran viendo danzar o hablando tonterias, en ese momento para el, lo unico importante era hablar con Richelle.

Se dejo abrazar luego de aquellas palabras, por primera vez sonaba como ella misma, la abrazo con fuerza ignorando a las personas que estaban fuera, cerro los ojos como dejando que la añoranza de su pequeña Richelle lo hubiese llenado, finalmente se aparto un poco y sin previo aviso le dio un beso en la frente, como solia hacerlo cuando ellos iban en la secundaria, sonrio levemente y le tomo las mejillas con ambas manos.

- Calla! mirate... eres toda una dama... me sorprendi mucho al verte, pense que estaba viendo una princesa... -sonrio y entonces se aparto, por primera vez observo el lugar dandose cuenta que estaba dentro de la armeria del palacio, sonrio pensando en la ironia del lugar sobre todo por el momento que estaba pasando.

- En serio... yo tambien extrañe estar cerca tuyo Rich... cuanto paso? seis? siete años? - sonrie y entonces se acerca ella poniendose por detras y abrazandola por la espalda hundiendo su rostro en el cuello ajeno dejando que los cabellos pelirrojos lo hundiesen en un aroma realmente extasiante.

- Quedemonos un rato asi... ¿si? quiero recordar aquellos momentos en que haciendo esto podia dormirme tranquilamente... -

Musito mientras la musica volvia a sonar, sabia que pronto deberian abandonar ese lugar y volver a la pista para continuar con aquella estupida reunion, pero mientras tanto queria disfrutar de su momento solitario con la pelirroja, aquella mujer qu elo habia mantenido en vela durante todas las noches que estuvo lejos de la capital.
avatar
Alexander Le Blanc
Asociación de Magos
Asociación de Magos

Especie : Humano
Ocupación : Capitan de la Orden de Magos
Puntos : 9
Cantidad de envíos : 14

Volver arriba Ir abajo

Re: Un nuevo capitán [Priv. Richelle]

Mensaje por Richelle Müller el Vie Jun 14, 2013 2:11 pm

La pelirroja no pudo evitar rolear los ojos por los recientes comentarios de su antiguo compañero de clases pero una sonrisa escapo de sus labios. Era bueno escucharlo reír tenia tanto que no lo escucha reír que era como un regalo para ella acomodo unos mechones tras su oreja y poso sus ojos sobre Alex un poco más seria.

-Jajaja bien dicho, escapare con inteligencia o tal vez no lo haga…-susurro guiñándole un ojo ya más calmada de después de su pequeña huida y todo su interior hecho un lio literalmente aun que había ignorado su primer comentario apropósito no quería reconocer que aquello fue más o menos una escena.

Lo miro por un segundo de verdad estaba cambiado un poco más alto y podría jurar que más guapo que antes, aun que solo desecho ese pensamiento pronto escucharían unos ruidos de algunos ruidos parecían volver  a estarlos buscando era un poco molesto. ¿Qué no podrían dejarlos tranquilos por una sola vez? Parece que si les costaba bastante el solo hecho de dejarlos a sola  a pesar de que la música se escuchaba en el salón ,sin previo aviso luego de abrazarlo, Alex los metió en la primera habitación que encontró, se sonrojo con tan solo sentir como correspondía su abrazo de aquella manera tan fuerte y efusiva.

Escondió su rostro en el pecho ajeno ignorando que su ropa estuviera levemente mojada eso era lo de menos, pero sentirse de nuevo abrazada por él era casi un sueño hecho realidad, aquellos brazos siempre la hacían sentir segura y protegida contra cualquier cosa pero más que nada querida, era una de las cosas que más había extraño de él sentirse de esa manera. Abrió los ojos den sorpresa cuando beso su frente trayéndole gratos recuerdos de su adolescencia siempre solía hacerlo después de abrazarla sonrió a medio labial, aun que no pudo evitar el leve sonrojo cuando tomo su rostro con ambas manos y dijo aquellas palabras que la dejaron sorprendida.

-…Creo que exageras un poco….sabes que nunca me ah gustado esto…- dijo refiriéndose a las cosas demasiado elegantes. Dejo que la alejara con cuidado de él, y observo el lugar una armería esto la hizo soltar una leve risa de lo irónico, siempre solían meterse en lugares así cuando se saltaban alguna clase o a veces en lugares aun más estrechos –Para no perder la costumbre nos metes aquí – rio suavemente para que no la escucharan se movió un poco por la habitación que era más amplia de lo que espero se quedo callada uno segundos calmando en como su corazón se acelero al saber que la había extrañado tanto como ella o quizás ella un poco más.

-Seis Años  y  3 meses exactos Alex…han sido bastantes años más de lo que creímos ¿recuerdas? –sonríe con nostalgia, sin notarlo de pronto lo sintió tras ella en aquel abrazo que le erizo la piel por la forma que se escondió detrás de su cabello, poso las manos sobre las ajenas cerrando los ojos con una suave sonrisa en sus labios por el pedido.

-…Esta bien- dijo a su pedido recordaba que cuando no podía dormir siempre la llamaba a su casa y terminaba quedándose a dormir con él, sus pesadillas esperaba que no sufriera de ellas de nuevo, acaricio sus manos con cuidado-…Aun llevo la cadena que me regalaste..- soltó de la nada –sabes? Se ah vuelto mi amuleto de buena suerte… -bromeo un poco, aquel abrazo estaba tumbando sus defensas y no quería hacer alguna otra tontería.

Estuvieron así por unos cuantos minutos, al  no poder soportarlo más, se separa lentamente se giro para decirle que era hora de volver aun se escuchaban a los guardias buscando a sus anfitriones una verdadera molestia a decir verdad que los buscaran tan insistentemente  al dar un paso al girarse hacia Alexander no, noto que en el piso había una lanza tirada la piso sin querer la piso perdiendo el equilibrio  al tratar de mantenerlo se sujeto del mayor logrando con esto  que ambos cayeran al suelo ella sobre él. Sus ojos se abrieron de par en par al tenerlo tan escasos centímetros de sus labios un rubor cubrió sus mejillas completamente, sintió un impulso de acercarse y terminar aquella lejanía pero, reacciono rápidamente levantándose, le ayudo a ponerse de pie y le dio la espalda.

-Alex será mejor que volvamos… mañana tendremos tiempo de hablar de muchas cosas Capitán –dijo sin mirarlo dejando la mano en el picaporte aun decidiendo si salir o no.
avatar
Richelle Müller
Asociación de Magos
Asociación de Magos

Femenino Especie : Humana
Ocupación : SubCapitán de la Asociación De Magos
Puntos : 8
Cantidad de envíos : 12

Volver arriba Ir abajo

Re: Un nuevo capitán [Priv. Richelle]

Mensaje por Alexander Le Blanc el Lun Jun 17, 2013 12:55 am

Se veía radiante ahora, cuando guiño su ojo no pudo mas que reprimir una sonrisa de niño idiota, de alguna manera se sentía afortunado de estar con ella a solas, esa era una de las tantas cosas que había extrañado en los últimos años; mientras ella hablaba el observaba las armas con desinteres, estaba mas concentrado en lo que ella decía mas sin embargo no podía demostrarle que tan embobado estaba con solo verle hablar; luego de todo aquella suerte de situación y de “escapar” de los guardias se mantuvo en silencio escuchándola, no pudo el evitar tener que contestar a algunas cosas que había dicho.

-Dices que no te gusta, pero no puedes evitar que parezcas alguien de la nobleza Ri… la elegancia y la belleza son indistintas del status socia y tu las tienes ambas, por eso en la academia los hombres estaban enamorados de ti –

Mientras decía esto comenzó a caminar por la armería observando ahora si con mas cuidado las armas, fuera se escuchaban las voces pero a el no le interesaba en lo mas minimo, sonrio al escucharla hablar sobre el lugar que habían terminado, ella era principalmente la que los metia en esos lugares, el siempre trataba de llevarla a lugares mas… románticos, mientras ella siempre quería hablar sobre armas, monstruos y magia, era claro que ella había nacido para luchar, a diferencia de el, que se arriesgaba a decir que había nacido para protegerla.

-No mientas, te encantan estos lugares –

Musito estas palabras con cierto dejo de complicidad sonrio levemente y entonces se quedo abrazado a ella, pensativo sobre la cadena y todas las cosas que le hablaba, sin embargo cuando ella se decidio por terminar aquel momento resbalo dejándolos a ambos en una situación bastante comprometida, pudo aspirar el dulce aroma del perfume de ella, no pudo evitar sonrojarse al ver la voluptuosidad que el escote ajeno le mostraba en primer plano, y solo pudo respirar cuando ella se puso en pie para abandonar el lugar, las palabras de la joven lo dejaron perplejo un segundo.

- No – contesto el de cabellos azules mientras la seguía mirando de espaldas, entonces estiro su mano tomando la capa de la joven para evitar que saliera de aquella habitación, fruncio el ceño algo molesto y entonces continuo hablando – Primero soy Alex… ¿y luego soy el Capitan? No quiero eso… - sus dientes rechinaron por la fuerza con que los apretó y entonces sin darle la mas minima oportunidad tomó a Richelle de la mano, abrió la puerta y observo que nadie estuviese fuera.

- No voy a desperdiciar este reencuentro solo porque un monton de aristócratas quieren una fiesta… ¡soñé con este dia muchas veces!-

Las palabras brotaron de el como una catarata agitada, rápidamente comenzó a correr por los pasillos evitando a la gente que pudiese verlos, buscando algo, un lugar tal vez donde nadie pudiese molestarlos, no soltaba la mano de Richelle por nada y asi continuo avanzando por los pasillos hasta internarse en el ala residencial del palacio, ya bastante lejos de donde estaba el salón, se detuvo sin saber bien a donde ir y entonces se volvió a verla.

- Tu y yo tenemos que hablar… ahora… - dijo el peli azul y volvió a mirar hacia las puertas – necesitamos un lugar donde nadie nos moleste… siento que si no te lo digo ahora, todo estará arruinado –

Murmuro mientras empezaba a probar puerta por puerta a ver a donde podía entrar con la pelirroja.
avatar
Alexander Le Blanc
Asociación de Magos
Asociación de Magos

Especie : Humano
Ocupación : Capitan de la Orden de Magos
Puntos : 9
Cantidad de envíos : 14

Volver arriba Ir abajo

Re: Un nuevo capitán [Priv. Richelle]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.