Conectarse

Recuperar mi contraseña


En busqueda de las claves de la clarividencia. [Alistair.]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

En busqueda de las claves de la clarividencia. [Alistair.]

Mensaje por Twilight Sparkle el Sáb Ene 21, 2012 10:13 am

Libros, libros y más libros en esos estantes sin fin dentro del castillo de Hokkan. Y no podía esperarse menos de una biblioteca en un reino de humanos, en donde todos sus conocimientos debían plasmarse rápidamente en algún lugar. Si bien sus allegados eran vivas fuentes de estos, lamentablemente el tiempo solía ser bastante crueles con estas criaturas y su memoria.

¿Pero porque habría de llamarlas criaturas, viviendo en su reino como una acogida? Pues porque la verdadera naturaleza de su ser, no correspondía a la de esas praderas, aunque podía aparentarlo. Y muy bien si no esta de mas decirlo.

Caminaba a paso apurado, una joven que de edad no tendría más de quince años. De cabellos índigos lacios, muy lacios y con dos mechones de color discordante que atravesaban la cascada de cabello que tenia. Usaba una camisa blanca, con un chaleco liviano de color lavanda, un lila clarísimo. Completaba su apariencia con una falda colegial a tablas color violeta oscuro, pantys rosas claras y zapatos negros.

¿Quién habría sabido pensar que detrás de esa apariencia jovial e inexperta se encontraba una unicornio?. Aunque claro, una unicornio que era muy jovial e inexperta en cuanto asuntos de la vida misma. Porque sus conocimientos en magia eran impresionantemente abarcativos. Por esa razón misma, era discípula de quien hoy en día era el rey de Hokkan, Gabriel Magnus. Pero esa era un secreto que debía mantener de momento.

Sus ojos violetas, casi negros, revoloteaban entre estantes mientras que en sus delicadas y blanquecinas manos sostenía un libro de cubierta marrón, con gravados que daban advertencia sobre la antigüedad del mismo.

-¿Dónde fue que guarde aquel tomo? ¡Vamos Twilight, piensa piensa!- Se regaño a si misma, entredientes y un tono muy bajo. Su rostro mostraba una gran frustración mientras ojeaba estantes de arriba o abajo, o bueno… Quizás si pudiera hacer eso, no estaría como estaba.

Lamentablemente Twilight no era muy alta. Y los estantes de la biblioteca llegaban a medir cerca de dos metros, si es que no era más. Por más que alzara sus brazos y se pusiera en puntas de pie, no habría justicia para su altura. Era pequeña, en todos los sentidos.

Se alejo unos pasos del estante donde debería hallarse el libro. “Claves para la introducción a la clarividencia”, debía releerlo, puesto que su maestro le había pedido que volviera a refrescar sus conocimientos respecto al tema. Aparentemente un visitante con extraño poder de clarividencia estaba de momento en el reino.

Siguió buscando, hasta que logro pensar algo quizás descabellado, muy descabellado. Se paro al medio del corredor, tomando precavida distancia entre estante y estante. Dejo el libro que llevaba en su mano, en un seguro lugar para resguardarlo de su experimento.

Ahora, concentrándose con mucha profundidad, un aura violácea empezó a envolver su cuerpo. Lentamente, y con mucho cuidado, empezaba a explorar ese terreno desconocido para su experiencia. Sus pies dejaban de tocar el piso, para elevarse en el aire. Temblaba un poco, porque ahora una vez por los aires, debía encontrar su libro.

Solo rogaba que nada le sorprendiera en ese momento, porque lo mas seguro era que caería.

avatar
Twilight Sparkle
Asociación de Magos
Asociación de Magos

Femenino Especie : Unicornio
Puntos : 33
Cantidad de envíos : 61

Volver arriba Ir abajo

Re: En busqueda de las claves de la clarividencia. [Alistair.]

Mensaje por Alistair el Sáb Ene 21, 2012 10:57 pm

Cuando el Gran Maestre aparecía en escena, atravesando alguno de los imponentes patios del castillo o recorriendo la infinidad de los pasillos, era porque alguna resolución tenía, ya que no era un hombre de perder el tiempo… al menos en ese concepto le tenían. La verdad es que Alistar gozaba en demasía de sus libertades fuera del Consejo, sin embargo al ser de carácter tranquilo se embebía entre libros y libros a modo de pasar una tarde.

Es curiosa la impresión que se tiene de cada quién, la gente le saludaba a su paso y las mucamas bajaban la cabeza entre apenadas y respetuosas, pensando que podían interponerse a algún importantísimo fin del sacerdote, pero estaban muy lejos de la realidad casi siempre, ya que él iba y venía por cualquier cosa, incapaz de estarse quieto si es que entre sus manos no soportaba el enorme peso de un tomo.

Así mismo, mucho se escuchaba últimamente sobre una joven de apariencia tan extraña como su nombre mismo, el cual, se le escapaba a la mente ahora mismo al joven. Decían que había sido convocada por el nuevo rey en persona, que era un misterio su origen y aún más, su poder… Alistair se frotó el mentón, sumido en este mismo pensamiento, caminando por inercia entre los estantes de la biblioteca, dejando que sus pies decidieran a qué sección ir sin consultarlo con su mente, ahora curiosa de la identidad de tan peculiar persona.

Cosa del destino o simple coincidencia, al girar a la izquierda percibió un aroma ajeno a las páginas viejas y el roble de las repisas, era algo más femenino, casi floral. Fue suficiente para sacarle de sus cavilaciones y reparar en que se dirigía hacia ese olor, encontrándose con una figura pequeña levitando en el aire, reflejo de sus enormes pasos rebotando contra las paredes y aterrizando en esa silueta desconocida, origen del aroma (Habilidad Sonar)

- ¿Quién eres? –

Una voz juvenil y profunda alcanzó los oídos de la chiquilla. Alistair preguntó con suma naturalidad, curioso de cualquiera que pudiera elevarse del piso y oler a frutillas, descripción que no encajaba con ningún mago o hechicero que el se jactara de conocer.

”Descripción física de Alistair”:
Rodeado por un aire de mucha nobleza, siempre da una fuerte impresión a primera vista. Posee la complexión de un soldado, pero su porte es - indudablemente - el de un aristócrata. Aunque de rasgos finos, la angulatura de su rostro lo provee de una viril galanura. Su cabello platinado y crespado cae a capas sobre su ancha espalda.

Su rostro suele permanecer apacible, innerte, ya que la expresividad es una cualidad que le ha sido negada, algo que a veces utiliza en su propio beneficio. Corona su temple tranquilo con una perpetua sonrisa a medias, es difícil leer al monarca. Su voz es grave e impone respeto, aunque su tonalidad permanece amable y juvenil, la modula muy apropiadamente a su estado de ánimo para compensar esa carencia expresiva. Lo último que uno nota al respecto de Alistair son sus ojos, pues casi siempre oculta esas iris cuasi-blanquecinas bajo los párpados; sin embargo, cuando abre los ojos, "mira" hábilmente hacia el punto deseado (Habilidad Sonar). Habitualmente porta ropa confortable de algodón o lino - pantalones holgados, camisas ajustadas - de estilo práctico y casual en tonalidades claras, predominando los azules. Muestra una clara predilección por su capa ornamentada con plumas de pegaso, la cual siempre carga consigo.
OFF: Gracias por el tema ^^

Alistair

Masculino Especie : Mago/Humano
Ocupación : Sacerdote / Consejero Real / Medico
Puntos : 41
Cantidad de envíos : 61

Volver arriba Ir abajo

Re: En busqueda de las claves de la clarividencia. [Alistair.]

Mensaje por Twilight Sparkle el Lun Ene 23, 2012 11:38 pm

-¿Quién eres?- Resonó en la biblioteca, una voz grave e imponente, quizás demasiado para el nerviosismo que llevaba encima la pequeña unicornio, que, a su modo de ver, hacia algo indebido en ese lugar.

Twilight dirigió la mirada hacia donde la voz provenía. Un hombre adulto, grande, que se imponía, aunque ciertamente no sabía quien era. Sus ojos demostraron cierto pánico ante la presencia del desconocido, que podría ser una figura del orden que la veía como un ente del caos, de la rebeldía, de alguien que iba en contra el mandato de paz en la biblioteca.

Su concentración fue finalmente rota por los nervios que tenia encima. Cayendo pesada, haciendo un golpe muy feo. Twilight carecía totalmente de habilidades atléticas, ni siquiera sabía caer. Su espalda se había golpeado primero con el suelo para luego seguir el impacto con su cabeza, rebotando contra el piso.

Unas lágrimas se traslucieron en sus ojos. No merecía llorar, y si se merecía haber caído por ir a practicar habilidades en el lugar indebido. Pero aunque eso se recriminaba con mucha fuerza en su mente, no podía evitar dejar salir un pequeño y casi insonoro sollozo por el dolor.

Tampoco podía levantarse. Su cabello revoloteado por el piso, mas su mirada perdida hacia el techo por el dolor la hacían ver como una victima de homicidio. Pero aun respiraba. Intento levantarse, con mucho esfuerzo. Por su espalda recorría un hilo casi electrizante, pero de dolor que no le daba oportunidad de moverse libremente. Prisionera de su propio dolor.

-P-perdón…..- Dijo, tratando de esconder un sollozo.

-Mi nombre es Twi… Twilight Sparkle….- Respondió, tragándose un sollozo, mientras se limpiaba las lágrimas con las mangas de su camisa. Se merecía el golpe por haber estado haciendo magia donde no debía.

avatar
Twilight Sparkle
Asociación de Magos
Asociación de Magos

Femenino Especie : Unicornio
Puntos : 33
Cantidad de envíos : 61

Volver arriba Ir abajo

Re: En busqueda de las claves de la clarividencia. [Alistair.]

Mensaje por Alistair el Miér Ene 25, 2012 3:35 pm

Para él fue vana cualquier expresión de la chiquilla, sin embargo, notó que el latido de su corazón se aceleraba, casi imitando el redoble de un tambor, un claro signo de su nerviosismo o su sorpresa… después vino ese golpe seco, seguido por otro. Ante las ondas que se esparcieron a través del oído de Alistar, una clara imagen de la pequeña cayendo pesadamente se vislumbró por instantes en su cerebro, como ondas eléctricas y entonces supo que su intromisión fue muy ruda, algo poco digno de él. Suspiró profundamente, alzando su fornido pecho por debajo de esa espesa capa emplumada, que para la doncella seguramente sería reconocible su follaje, al estar hecho de plumas de pegaso, un primo cercano de los unicornios según cuentan las leyendas.

Todavía no alcanzaba a sentirse del todo culpable, cuando el sollozo de la niña terminó de hacer el trabajo. Se sintió como un villano, siendo una persona noble, se le podía inundar de sentimientos negativos en un instante. Aunque ella intentó ocultar su dolor, el fino oído del invidente le permitió distinguirlo como si la tuviera justamente a un lado. Encima de todo y para terminar de clavar una estaca en el corazón del sacerdote, la jovencita se disculpó y pese al golpe, no olvidó sus modales, presentándose de inmediato. Excelente, ahora acababan de convertir al Gran Maestre en un Gran Tonto.

Sin responder nada aún, avanzó hacia ella y se inclinó desde su imponente altura, poniéndose en cuclillas para sostener ese pequeño y frágil cuerpo entre sus brazos, sin darle la oportunidad a oponerse, insistente en remediar su error y ser todo un caballero, pues por más joven que sea una dama, sigue siendo una.

La alzó en el aire, era sencillo debido al ligero peso de Twilight y avanzó a una mesa, con mucho cuidado para no tropezar, escuchando atentamente a cada paso que daba, recordando de memoria cada estantería, pasillo y silla que en la biblioteca habitaban inertes. La sentó a la orilla del mueble y sin tapujo alguno, dejó su mano derecha puesta sobre la espalda de la niña, entremetiendo con cuidado sus dedos entre sus cabellos para no halarlos, revisando las vértebras y la columna en general, revisando que su torpeza no hubiera surtido daño grave alguno en ella. Mientras la revisaba, provocando un ligero cosquilleo, habló con una voz más gentil, como si intentara no espantar al viento:

- Es un placer Twilight, aunque dudo que pienses lo mismo dado nuestro primer encuentro. Soy Alistair Aleannurdren, Consejero, Sacerdote y Médico de la Orden ¿cuál es tu rango? Asumo tienes alguno fuera del ejército. –

Enseguida pasó de su espalda a su cabeza, con cuidado de no revolverle demasiado el cabello, a sabiendas de que las mujeres – sobretodo las más jóvenes – cuidaban mucho su apariencia. Dentro de su mente, el nombre le sonaba demasiado familiar, sobretodo al no ser común… algo que tampoco era común, era la resistencia de la niña, que si bien era frágil, gozaba de una estructura ósea sorprendentemente resistente, pues la caída no le afectaría, más que en un leve dolorcillo pasajero. También asumió que al estar en el castillo, era estudiante de algo… o de alguien, ya que siendo tan joven, no podría ocupar un puesto militar o político de mucha importancia, pero eso ya lo aclararía ella, para sorpresa de él.

Alistair

Masculino Especie : Mago/Humano
Ocupación : Sacerdote / Consejero Real / Medico
Puntos : 41
Cantidad de envíos : 61

Volver arriba Ir abajo

Re: En busqueda de las claves de la clarividencia. [Alistair.]

Mensaje por Twilight Sparkle el Jue Ene 26, 2012 12:19 pm

Su cuerpo termino de agitarse al ver como tan imponente humano se agachaba ante ella para quedar a su altura. Pero eso no la estremecía tanto como el hecho de que aquel hombre la había alzado entre sus brazos, cargándola con cuidado, caminando hacia quien sabe donde. Hubiera intentado oponer resistencia porque la cargaba un desconocido, o inclusive rechistar algo más, pero la acción la había dejado totalmente paralizada. Su mirada lo decía, que por mas que fuera sorprendida, tocaba de a momentos el miedo. El miedo a que pasaría.

Pronto sintió como la sentaba sobre una mesa. Y casi tan rápido como hizo esto, el extraño había comenzado a tocar su espalda. Sus ojos no cabían demasiado en la sorpresa. Solo podía temblar debido al pequeño dolor que le provocaba el que tocaran su espalda, y el hecho de aquella mano desconocida sobre su espalda que la presionaba pero sin olvidar delicadeza.

Alzo su mirada por unos segundos, tratando de ver mejor a quien era que tenia al frente. Un hombre de facciones hermosas, pero de ojos cerrados. Cerrados como si estuviera dormido… ¿Podría ser que el…? Twilight dejo de temblar, mientras una sensación de culpa le invadía por dentro. No podía haberle dado problemas a una persona como el, no podía esperar que el la ayudara, sino que ella debería ayudarlo.

Fue entonces cuando el hombre se había presentado. Ya no era un desconocido, porque sabia que era llamaba Alistair. ¿Sacerdote, medico y consejero real? Aun estaba sorprendida de que no se conocieran, ni que supieran ninguno de su existencia. Pero no era momento de sorpresas.

Sintió como tocaba ahora su cabeza, como buscando algo. Su mirada se volvió un poco culpable, y moviéndose con delicadeza tomo la mano de Alistair, aquella con la que la estaba tocando. La junto con sus dos manos, acariciándola de manera muy recatada. La alzo por sobre su cabeza mientras ella se inclinaba en señal de respeto.

-Disculpe Señor Aleannurdren, se tomo demasiadas molestias por mi. Estoy en deuda con usted…- Dijo, soltando delicadamente sus manos. No quería que por el contacto el hombre se resintiera o pensara que era una niña insolente o desubicada.

-Soy un soldado de la orden, soldado en entrenamiento… Y pupila de Sir Aaron…- Respondió finalmente, con cierta timidez incipiente en su voz, tratando de mantener la calma y olvidar aquella corriente eléctrica de dolor que aun atormentaba su espalda.
avatar
Twilight Sparkle
Asociación de Magos
Asociación de Magos

Femenino Especie : Unicornio
Puntos : 33
Cantidad de envíos : 61

Volver arriba Ir abajo

Re: En busqueda de las claves de la clarividencia. [Alistair.]

Mensaje por Alistair el Sáb Ene 28, 2012 12:17 pm

Las yemas de los dedos del sacerdote bailotearon un poco más sobre la superficie de la niña, palpando cada reacción y estremecimiento, por más minúsculo que fuera. Parecía adolorida, más no dañada de gravedad, el dolor en su cuerpo juvenil sería molesto por unos días nada más.

Notó la incomodidad en Twilight, porque hay más de una manera de comunicar las cosas, la vista le era innecesaria a Alistair para deducirlo, tan simple como notar el tono en su voz, las palabras que elegía, el constante nerviosismo en su palpitar ¿tan incómoda era su presencia? Se lo preguntó hacia sus adentros, sin atinar a alguna respuesta, saliendo de sus cavilaciones en cuanto la joven tomó su enorme mano con aquéllas tan pequeñas.
En cuanto liberó sus manos y terminó su sentencia, el hombre sonrió de lado a lado, muy honestamente y le dio un par de palmaditas ligeras sobre la cabeza, revolviéndole un tanto el cabello, hablando animadamente, muy al contrario de su imponente apariencia:

- No es ninguna molestia el revisar a mi víctima, después de todo es mi culpa que hayas perdido la concentración. Aunque cualquiera diría que la biblioteca no es lugar para descubrir talentos ocultos, yo soy de la idea que entre más naturalmente se utilice un don, más fácilmente cederá a nuestro comando. –

Apartó su tacto de la figurilla de la chiquilla y se frotó el mentón, analizando lo que ella decía y es que no era para menos, ya que no coincidía con la descripción promedio de un soldado, vamos, solamente de pensar que podría quedar fuera de combate con un golpecillo como ese le daba al invidente mucho en qué pensar.

- Lo que realmente me sorprende es que seas un soldado, aunque bien, existen muchas divisiones en la milicia, donde una joven frágil como tú puede evitar tales sorpresas, imaginando que encuentres otro Alistair allá en el campo ¿cierto? -

Aunque sonreía para aligerar el momento y ayudarla a entablar una relación de más confianza, en sus adentros la pregunta le intrigaba “¿es acaso esta niña de quién todos hablan?”, no cabía duda, algo debió ver el rey en ella como para tomarle por aprendiz, lo que la quitaba de los estándares comunes. Aunque era muy serio, muy tranquilo y prefería la compañía de lo inerte a la de los vivos, sabía tratar con la gente, un regalo que su padre le dio con educación y su ejemplo. Se sentó sobre la mesa, al lado de ella, aunque sus pies no colgaban sino que casi tocaban el piso y se relajó, casi como un amigo de mucho tiempo. No era tan reverencial fuera de la presencia de la nobleza.

- Asumo que tu estadía ha sido breve ya que es la primera vez que nos encontramos. Dime ¿cómo es que llegaste a manos de Sir Aaron? -

La expresión nunca fue más correcta y a la vez, inapropiada, pero si ella podía contarle una historia, el escucharía y probablemente ambos aprenderían algo ese día.

Alistair

Masculino Especie : Mago/Humano
Ocupación : Sacerdote / Consejero Real / Medico
Puntos : 41
Cantidad de envíos : 61

Volver arriba Ir abajo

Re: En busqueda de las claves de la clarividencia. [Alistair.]

Mensaje por Twilight Sparkle el Lun Ene 30, 2012 10:09 pm

Sintió la pequeña las suaves palmadas en su cabeza. Ella solo mantenía su cabeza baja, mirando con respeto a Alistair, aunque lo que más le sorprendía en ese momento, era como el hombre se manejaba en su incapacidad con gran habilidad. Con gracia y suavidad. Simplemente no podía esperar menos de alguien perteneciente a la Orden de Hokkan y quien era justamente el consejo real de su querido Maestro. Sonrío por lo bajo, tranquilizándose un poco ante la pequeña misiva de encontrarse otro como el. No le preocuparía en lo absoluto si era el caso, porque si era otro como el, seria tan amable con ella como lo estaba haciendo en ese momento.

Noto entonces, que instantáneamente se acomodo contra la mesa, en una posición muy relajada. E, instantáneamente, preguntaba por como habia logrado a llegar ser estudiante de Mangus. Ladeo su cabeza un poco confundida.

¿Pero porque no sabía quien era ella? Definitivamente podría haber esperado que su maestro le hubiera comentado a su consejero real sobre su existencia. No se creía tan importante como tener una gran conversación sobre ella, pero… Podría haberlo comentado, en algún decir. Pero, evito pensar más en eso. Estaba avergonzada, su corazón latió de nuevo con culpa. Debía aceptar que no era lo suficientemente importante, o que lo más probable que ni siquiera era importante como para ser comentario de alguien. Aunque mejor así, porque no buscaba ser alguien reconocida, solo ayudar.

-Bueno….- Murmuro, pensando como comenzar a explicarle como había llegado a ser alumna de Sir Aaron…

-Yo soy de Sairou…. En realidad, hace bastante tiempo que estoy aquí… Pero no salgo mucho de la biblioteca…- Se excuso, un poco nerviosa. Tomaba su cabello, alisándolo, pero luego lo soltaba. Aunque en teoría Alistar no podía verla, ella ya era consiente de que por alguna razón, parecía que podía hacerlo, quizás inclusive mejor que ella. Y esa no era la actitud a tomar frente a un superior.

-De… Pequeña, leía muchos libros de magia… Avance un poco rápido frente a mis compañeros, mi cuerpo dijo que tenia talento para la magia…- Callo por unos segundos. ¿Cómo explicaría que una marca en su cuerpo señala tal asunto? Prefirió entonces ignorar lo dicho y continuar.

-Mis padres decidieron enviarme aquí… Porque en Sairou las academias están mas especializadas para ángeles que para otras especies… Necesitaba aprender magia, magia pura, no magia angelical…- Pauso de nuevo. Por su mente paso de manera fugaz todo el cambio que tuvo que hacer. Dejar de moverse como un unicornio y pasar a lucir como una humana. No se avergonzaba de ello, se encontraba más bonita como una niña que como una potrilla. Cerró sus ojos, intentando no desviarse más de lo que estaba haciendo, sentía que de algún modo traicionaba a sus raíces.

-Aparentemente… Mis profesores dijeron que era una prodigio en la magia… No puedo demostrarlo aun por mi edad… Quizás fue esa promesa que me dieron a mi, llego también a Sir Aaron…- Respondió con un poco de pesar. No sabia en realidad los motivos de su querido y adorado maestro la habían elegido. Quizás porque era telequinetica igual que el, quizás porque le vio mas potencial. No sabía. Solo sonrío para si, porque en realidad no se quejaba de la situación. La disfrutaba y amaba, tanto que lograba levantarse cada día solo para mejorar un poco mas con el talento que se le había dado.
avatar
Twilight Sparkle
Asociación de Magos
Asociación de Magos

Femenino Especie : Unicornio
Puntos : 33
Cantidad de envíos : 61

Volver arriba Ir abajo

Re: En busqueda de las claves de la clarividencia. [Alistair.]

Mensaje por Alistair el Mar Ene 31, 2012 9:45 pm

¿Sairou? Era fácil suponer entonces que no era humana, lo cual simplemente añadía más misterio al misterio. Y más misterioso aún, el nerviosismo que parecía apresarla en cada movimiento y cada latido, una chiquilla de naturaleza tan frágil como su complexión, en verdad no tenía cabida en la milicia o en el despacho del rey, así que había mucho que investigar al respecto, probablemente pasar más tiempo con ella terminaría por revelar lo que Twilight callaba.

- Yo tampoco salgo mucho de la biblioteca, aunque recientemente estuve de viaje lo cual explica el mutuo desconocimiento. Además, la gente me ha apodado de diversas maneras, seguramente has escuchado alguno de esos nombres en vez del aburrido “Alistair Aleannurdren” –

Con un comentario amable intentó brindarle más confianza, aunque aún no comprendía el por qué su presencia le imponía tanto a la pequeña ¿tendría algo que ver con su nacimiento? Probablemente sería de una raza con poco trato hacia los humanos, lo cual explicaría la mayoría de las incógnitas que Alistair encontraba sin respuesta. Puso atención a todo lo que ella dijo y no indagó en los detalles que prefería ocultar, no era de caballeros husmear en la intimidad de una dama, aunque si tuvo presente aquélla referencia que hizo con respecto a su cuerpo, era algo que le daba curiosidad para ser honestos.

- Debió ser difícil – añadió, cruzándose de brazos y con el rostro apuntando hacia el frente – Cuando viajo, añoro mucho Hokkan, no podría imaginar dejarlo todo, aunque el propósito de ello me sobrepasara. – sonrió levemente, bajando la cabeza
- Supongo que por eso Sir Aaron te eligió y tus seres cercanos depositaron confianza en ti. Probablemente sería bueno tener algo de esa confianza contigo ¿no crees? En el campo de batalla no hay lugar para la inseguridad, Twilight -

Alistair tenía el hábito de decir lo que pasaba por su mente abiertamente y sin tapujo alguno, aunque no solía expresarse con imprudencia, siempre con la sabiduría que le alcanzaba, buscando ayudar a otras personas a encontrar lo mejor de sí mismas, algo útil para uno y para el reino. Alzó la frente, cayendo en cuenta de algo que torpemente había estado pasando por alto:

- ¿Qué buscabas allá arriba? ¿Algo que una escalera o un poco más de estatura no pudieran solucionar? -

También era algo burlesco, pero sin afán de sobajar, simplemente de afianzar relaciones.

Alistair

Masculino Especie : Mago/Humano
Ocupación : Sacerdote / Consejero Real / Medico
Puntos : 41
Cantidad de envíos : 61

Volver arriba Ir abajo

Re: En busqueda de las claves de la clarividencia. [Alistair.]

Mensaje por Twilight Sparkle el Vie Feb 03, 2012 12:48 am

- Supongo que por eso Sir Aaron te eligió y tus seres cercanos depositaron confianza en ti. Probablemente sería bueno tener algo de esa confianza contigo ¿no crees? En el campo de batalla no hay lugar para la inseguridad, Twilight -

¿Confianza decía…? Oh, eso era realmente algo que podía inquietarla demasiado. Es decir, tenía una responsabilidad muy grande sobre su espalda. No solo para con Sir Aaron y sus seres queridos, sino también para con quienes contaban con ella como un soldado de la orden. Si, su mirada bajo al piso por unos segundos. Era débil comparado al estándar oficial de los demás soldados. Magos, hechiceros y algunos brujos con habilidades inigualables, con confianza y un amplio arsenal de ataque y defensa.

¿Y ella que era? Solo un pequeño unicornio que intentaba mejorar su magia día a día, aunque esta solo podría incrementar más con el tiempo. Necesitaba que su talento la hiciera brillar en ese momento. Se había dado cuenta de que Alistair no la veía como alguien que debía estar en batalla, en una de esas, quizás no era digna de estar dentro de la orden. Pero, no dejaría desanimarse. Encontraría la vuelta para ser útil. Era un propósito que se había impuesto en silencio.

Noto un cambio un poco más relajado, sonriendo inclusive. Twilight ahora, quizás con un poco mas de confianza, logro subir su mirada para contemplar de mejor modo el rostro de su acompañante inesperado. Era alguien que lucia muy afable, e inclusive, porque no, cariñoso. La pequeña sonrío un poco, algo reservaba a pesar de que no podía verla. El aura del hombre era bastante calma y le brindaba cierta paz. Si hasta podría llegar a compararla la que le daba su maestro Magnus.

-En realidad… No fue tan difícil… Más allá de mis padres, no tenía muchos lazos sentimentales en Sairou. Fue difícil al comienzo, pero… Cuando uno se distrae demasiado con los libros, no se da cuenta el tiempo que pasa. Además, Sir Aaron me trata de manera muy paternal. Con eso… Puedo sentirme un poco… Más comprendida y querida aquí… - Respondió, con algo de pena. Si, extrañaba a sus padres. Pero su querido maestro, le había dado todo el cariño que podría haber recibido de sus padres desde su partida. Desde una caricia en la cabeza hasta algún consejo, una broma para hacerla sonreír. Como olvidar aquellas atenciones especiales, esas que solo se le pueden dar a una hija, como el cumplir algún capricho al desear algo tan simple como podría ser un dulce.

Pero su inmersión en sus pensamientos más puros y dulces fue interrumpida en un momento. Recordándole así, que era lo que ella debía hacer en realidad en ese momento. Su cabello se erizo por unos segundos, levantándose como si fuera un gato asustado, mientras llevaba sus manos a su rostro intentando contener el terror. ¡El libro!.

-¡Es cierto! ¿¡Como pude haberlo olvidado!?- Se recrimino a si misma, bajando de un salto a la mesa con bastante agilidad, puesto que la prisa no le daba tiempo para preocuparse por caer mal. Camino agitada, intentando recordar no solo por cual pasillo debía ir a buscar el libro que buscaba, valga la redundancia. Sino también porque pasillo había dejado el libro que llevaba en sus manos.

-¡Twilight, eres una tonta…! – Se dijo a si misma mientras mantenía las manos sobre su pecho, mirando indecisa hacia dos galerías con libros. Ni siquiera recordaba en donde había caído. Pero no conforme con esa muestra de desesperación, recordó quien se lo había rememorado antes. Corrió a paso veloz hacia donde estaba Alistair y con una reverencia muy culposa y a prudente distancia se excuso.

-Disculpe mi comportamiento. Es que buscaba un libro sobre la introducción a la clarividencia… Mi maestro me había pedido que lo releyera de nuevo, por un caso particular que se le presento en la corte…-
avatar
Twilight Sparkle
Asociación de Magos
Asociación de Magos

Femenino Especie : Unicornio
Puntos : 33
Cantidad de envíos : 61

Volver arriba Ir abajo

Re: En busqueda de las claves de la clarividencia. [Alistair.]

Mensaje por Alistair el Mar Feb 07, 2012 8:06 pm

Twilight Sparkle escribió:-En realidad… No fue tan difícil… Más allá de mis padres, no tenía muchos lazos sentimentales en Sairou. Fue difícil al comienzo, pero… Cuando uno se distrae demasiado con los libros, no se da cuenta el tiempo que pasa. Además, Sir Aaron me trata de manera muy paternal. Con eso… Puedo sentirme un poco… Más comprendida y querida aquí… -
El temple de Alistair se volvió reflexivo, era difícil notarlo, puesto que de por sí el hombre era serio, pero la expresión ahí estaba. No hubiera imaginado que el rey se comportara de esa manera con una chiquilla como Twilight, más bien pensaría que para el carácter del monarca, regaños excesivos eran más acordes a su “estilo” tiránico. Quizá solamente se había llevado una primera mala impresión, después de todo, una persona es un mundo entero por descubrir y siempre vemos el mínimo de tan amplia faceta, nublados por prejuicios y vanidades. El sacerdote aceptaba que debía ser menos severo hacia sus enjuiciamientos al rey y darle la oportunidad de redimir sus impulsivos actos.

- Bien dicen que el hogar está donde habita el corazón. Creo que finalmente hallaste el tuyo: bienvenida a Hokkan, Twilight Sparkle –

Sonrió a medias, tranquilamente y con honestidad, más no era alguien que exagerara en sus expresiones y eso se notaba para la pequeña.
Entonces la escena cambió de dirección, cuando la jovencita se sobresaltó y comenzó a andar entre los pasillos con agitación. El hombre no dejó de relajar su postura, escuchando como iba y venía de un lado a otro, inundando el recinto con sus pequeños y ligeros pasos, maldiciéndose a sí misma, una manía curiosa que acababa de salir a la luz y le pintó de nuevo la sonrisa a Alistair en el rostro. Luego de un viajecillo, Twilight regresó a disculparse, como si le hubiera ofendido o algo similar. Parecía que cargaba con mucha culpa para ser alguien tan joven, más lo que dijo a continuación no pasó desapercibido para el interés del sacerdote.

Twilight Sparkle escribió:-Disculpe mi comportamiento. Es que buscaba un libro sobre la introducción a la clarividencia… Mi maestro me había pedido que lo releyera de nuevo, por un caso particular que se le presento en la corte…-
- Mmh… ya veo. –

Musitó tranquilo, siendo el perfecto contraste a ella. Se reincorporó en toda su estatura e hizo memoria, contando los pasos, los giros dados hasta ese punto, intentando ubicar su posición en tan complejo edificio, para cuyo propósito, bajó la cabeza y calmó su respiración.

- Ya está. -

Sabía dónde estaba, aunque se distrajo de su habitual conteo con la caída de Twilight, no hubo problema en reubicarse, en algo que sería como su segundo hogar. Sin problema alguno, a paso lento pero firme, comenzó a andar sin temor a la oscuridad que vivía perpetuamente en sus ojos, conduciéndose con presteza hasta llegar al área requerida, esperando que la pequeña le hubiera seguido en su función momentánea de guía.

- Me parece que lo encontrarás aquí. No esto seguro, ya que el rey ha reordenado la biblioteca. Antes todo este conocimiento yacía en la colección privada, lejos del alcance de curiosos… Supongo que deberás agradecérselo. -

Alistair pensaba que el conocimiento debía ser compartido, era correcta esa idea, sin embargo, era un arma peligrosa para mentes indispuestas a aprender, ansiosas de dañar solamente. Esperaba que este movimiento no le costara caro al reino, por ahora, se mostraba útil para ayudar a la aprendiz. Entonces, el hombre reparó en algo y volteó hacia atrás, donde debía estar parada ella:

- Dime Twilight ¿exactamente en qué te va a ayudar ese libro? -

Su respuesta despejaría algunas sospechas bien fundamentadas.

Alistair

Masculino Especie : Mago/Humano
Ocupación : Sacerdote / Consejero Real / Medico
Puntos : 41
Cantidad de envíos : 61

Volver arriba Ir abajo

Re: En busqueda de las claves de la clarividencia. [Alistair.]

Mensaje por Twilight Sparkle el Miér Feb 08, 2012 10:26 pm

Twilight levanto su mirada, notando instantáneamente la sonrisa que el rostro de su superior dibujaba con total tranquilidad y encanto. Le dio un poco de pena, porque no es que le molestara que Alistair sonriera. Solo que no veía muy bien que ella estuviera siendo causante de tantas risas, más allá de que su inexperiencia fuera graciosa. Ella no podía permitirse ser graciosa o dar gracia de su despiste. El mismo le había advertido hace no muchos minutos que no debía permitirse sorprender tan fácilmente. Sentía pesar de que fuera tan inexperta al lado de el…

Pronto, el comenzó a caminar. Ella no sabía bien a que se debía su nuevo rumbo, pero tampoco quería quedarse sola, mas aun no sabiendo como había llegado a esa sección. Lo siguió, con algo de pena y a distancia prudente. Tres reglamentarios pasos detrás de el, para demostrar respeto por la altura de su puesto. Sus corazón se mostraba un poco nervioso, porque aun debía hallar el libro que su maestro Magnus le había encargado y el que ella perdió al llegar.

Finalmente, la voz del gran hombre le dijo que se encontraban en la ubicación donde su primer y infortuito encuentro se había dado. Twilight miro el lugar, aun recordando con algo de miedo el golpe que tuvo. Pero dejo de lado todo pensamiento negativo al ver el libro que llevaba al comienzo de su travesía por la biblioteca. Fue solamente suficiente el verlo para que un suspiro de alivio se escapara de sus labios mientras que con rápidos y tiernos pasos, llegara casi saltando a recogerlo del suelo.

Entonces, antes de poder seguir alegrándose más por su reencuentro con el adorado de lomo marrón, oyó el interrogatorio de Alistair. ¿Qué contestaría….? Porque la respuesta que podía darle no era algo que ella pudiera terminar de comprender del todo.

-Siéndole sincera… Leí aquel el libro para ver si podía encontrar futuro como clarividente. Pero no he logrado demasiado, no creo tener el don de la profecía…- Menciono, un poco cabizbaja.

-No creo que a mi me ayude en nada. No creo que ver el futuro me de el poder de cambiarlo. Sin embargo se me pidió que refrescara conocimientos por un caso que se le ha presentado en la corte al Maestro. Pero… Vea usted… Dudo siquiera poder ayudarme a mi misma o a Sir Aaron si es que antes no encuentro ese tomo en la biblioteca…- Menciono con algo de pesar, recordando que todos los libros habían sido reubicados. Obviamente no estarían donde antes estaban. Por lo que tendría que buscar en la sección especial de esas lecturas.

Ahora, la gran pregunta dentro de ella era. ¿Dónde estaba esa sección…?

avatar
Twilight Sparkle
Asociación de Magos
Asociación de Magos

Femenino Especie : Unicornio
Puntos : 33
Cantidad de envíos : 61

Volver arriba Ir abajo

Re: En busqueda de las claves de la clarividencia. [Alistair.]

Mensaje por Alistair el Sáb Feb 11, 2012 12:31 pm

Escucharla suspirar con alivio también calmó sus ánimos, pues bien conocía lo que era estar bajo las presiones de la monarquía, sufrir de sus imposiciones, más aparte, superar los retos que uno mismo se imponía, tal como Twilight parecía hacerlo sin darse cuenta. Era una joven prometedora, tenía un futuro brillante, solamente faltaba que se percatara de ello.

Twilight Sparkle escribió:-Siéndole sincera… Leí aquel el libro para ver si podía encontrar futuro como clarividente. Pero no he logrado demasiado, no creo tener el don de la profecía… No creo que a mi me ayude en nada. No creo que ver el futuro me de el poder de cambiarlo. Sin embargo se me pidió que refrescara conocimientos por un caso que se le ha presentado en la corte al Maestro. Pero… Vea usted… Dudo siquiera poder ayudarme a mi misma o a Sir Aaron si es que antes no encuentro ese tomo en la biblioteca…-
Alistair frunció el entrecejo y sonrió de medio labio, como tildando de irremediable a la jovencita, la cual opacaba sus pequeños triunfos de inmediato, acudiendo a frustraciones personales, sin siquiera disfrutar el momento. Se acercó a ella y extendió su enorme mano derecha al frente, bajándola un poco al calcular la pequeña altura de Twilight, como pidiéndole permiso para ayudarla a cargar el pesado tomo.

Sin decir más nada (independientemente de si le da el libro o no), volvió a caminar en silencio, hacia un punto el cual la unicornio desconocía, siendo un hombre que no gastaba palabras en vano.

Sorpresivamente, se fue alejando de los confines de la librería, para buscar la luz del exterior, donde las nubes servían como un tranquilo ornamento al firmamento, paseándose de aquí para allá con esa extrema blancura. Al llegar a los enormes ventanales que daban hacia los jardines, Alistair los abrió de par en par con una sola mano, empujando el cristal suavemente hacia fuera, permitiendo que la brisa refrescara el interior del recinto, trayendo consigo ese aroma a tierra húmeda, el cual, le llenó los pulmones de golpe… fue una sensación agradable.

- Camina a mi lado, por favor. -

Era una amable invitación a olvidar el protocolo, no quería a la pequeña 3 pasos detrás de sí, por el resto del día o en cada encuentro. Mientras atravesaban el patio central, la gente los miraba con curiosidad, dado el contraste – no solamente de estaturas – sino en todo, además que la mayoría apenas estaban conociendo a la aprendiz del rey, por lo breve de su estadía. El sacerdote respondía a los saludos con un ligero asentimiento, sin distraer su camino o responder siquiera, acostumbrado a los protocolos ya.

Poco a poco fueron abandonando los confines de piedra, para dirigirse a los Jardínes Reales, donde se podía gozar de una paz distinta a la que proporcionan los libros y el olor a pergamino. En todo el camino, el joven guardó silencio, dejando que su sola compañía le bastara a su diminuta acompañante.

Finalmente, llegaron…
”Continúa”:

Alistair

Masculino Especie : Mago/Humano
Ocupación : Sacerdote / Consejero Real / Medico
Puntos : 41
Cantidad de envíos : 61

Volver arriba Ir abajo

Re: En busqueda de las claves de la clarividencia. [Alistair.]

Mensaje por Twilight Sparkle el Sáb Feb 11, 2012 6:09 pm

Twilight levanto entonces su mirada del piso, olvidando la concentración para armar un mapa imaginario de donde podría hallar los libros que buscaba. La diestra de Alistair se había posado en frente de ella, firme, como pidiéndole que le entregara algo. No entendía muy bien tal acción, pero supuso que quería el libro. Claro, lo supuso porque después de todo era un libro de imprenta y el no podría (o eso creía ella al menos) leerlo.

Fue así, como dudando, y con gran temblor en sus manos, acomodo el tomo en su palma, con delicadeza. Asegurándose de que el la tenia firme antes de que sus finos y suaves dedos dejaran de sostener el libro que en ese momento leía como base de diversión en ratos libres.

No sabía bien lo que sucedía, y a decir verdad había quedado más confundida cuando su superior comenzó a caminar con rumbo desconocido. Una pequeña exclamación escapo de su boca, pero la ahogo con sus manos. No era quien para objetar a donde se iba, y más aun, con su libro. Solamente se digno a esperar con prudencia, a que tomara la distancia necesaria y solo recién, seguir su paso.

Lo siguió, sin saber hacia donde se dirigía, hasta que una luz blanquecina empezó a indicarle de su ubicación. Los ventanales que daban salida de la biblioteca. Con mucha habilidad y sin complicación alguna, Alistair abría de par en par esas puertas. Una brisa fresca inundo el lugar rápidamente, levantando los cabellos asombrosamente lacios de la unicornio, y haciendo ondear tímidamente su falda, aunque ella la sostuvo con algo nerviosismo apenas sucedió.

Quedo observándolo, quieta, quizás algo extrañada. Claro, hasta que una orden, matizada con la suave y apacible gracia que daba las palabras “por favor” le indico que se adelantara. Justo al lado de Alistair. Y como podría esperarse de ella, hizo caso inmediatamente.

Caminaron, en silencio. Twilight no se atrevía a preguntar nada, aunque el camino se le hacia familiar. La única vez que una palabra matizaba el sendero, era cuando alguien saludaba, pero ambos solo respondían con una un asentamiento, o en el caso de la pequeña, con una ligera reverencia.

Pronto, el verde lleno al rededor…

avatar
Twilight Sparkle
Asociación de Magos
Asociación de Magos

Femenino Especie : Unicornio
Puntos : 33
Cantidad de envíos : 61

Volver arriba Ir abajo

Re: En busqueda de las claves de la clarividencia. [Alistair.]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.