Conectarse

Recuperar mi contraseña


El Lienzo que nos une (Priv. Parallax)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El Lienzo que nos une (Priv. Parallax)

Mensaje por Nube Hayato el Sáb Jun 23, 2012 2:07 pm

En Sairou, si bien no me la paso tan mal no la paso bien tampoco, no conozco a nadie que no sea mi madre o sus guardias los cuales siempre están ocupados por algún tipo de situación, mi madre a pesar de estar al pendiente de mis acciones no pretende encerrarme en un lugar, es decir, me da la libertad que cree que merezco, aunque a decir verdad esa libertad nunca la he utilizado en cosas como hacer amigos o conocidos, que sería lo que más me vendría, con la caída de los centros de estudio en muchos reinos aparte de no poder hacer amigos se me ha privado de seguir estudiando, sin embargo, he preferido buscar por cuenta propia a alguien que me enseñe algo, mamá insistió en que fuese un extraño hombre del cual no me quiso dar detalles, no sé si está bien que haga eso, pero no pierdo nada con intentar aprender algo de él, si bien conozco a la perfección el comportamiento de los demonios no creo poder aprender más teoría de ese tema.
A decir verdad la teoría no es lo mio, por tanto persona que intente fundar teoría en mi, posiblemente pueda ser más tolerante si es que quiere enseñarme algo de esa forma...


Pensó aquel chico justo antes de ver caer una hoja de un árbol, un frondoso árbol, con el reflejo del sol sus hojas se veían tan hermosas, en ese lago sería extraño toparte con un árbol así de cerca, normalmente a unos metros están los bosques, pero a centímetros del lago no es normal ver un árbol de esos, para ser preciso era un fresno con hojas color verde e intrusión al color amarillo por un lado, dando un tono verde amarillento lo cual también era raro y por sobre todo llamativo, el agua del lago era también bella, se dice que esta es mas linda cuando está bajo la luz de la luna, pero no, mostraba el cielo rojizo de atardecer como lo más hermoso que se haya podido apreciar con el ojo de cualquier ser, sin duda alguna el más bello monumento del cielo, en ese lugar todo se veía tan hermoso, el suelo incluso con ese césped tan fino, húmedo por las lluvias de todo momento, si es cierto, acababa de llover hace un momento, es por eso que las hojas del fresno, el agua del lago y el césped de alguna forma se veían rociados de un agua nueva, al mover las ramas del fresco caían las gotas alojadas, mientras que al pisar el césped podías sentir el agua de la lluvia sobre tus pies, era cierto, si llovió en un momento volverá a hacerlo nuevamente, pero de todas formas el albino no tenía manera de cubrirse del agua de las nubes, solo quedaba esperar a que aquél hombre que sería su nuevo maestro apareciera, según su madre le verían en el lugar en el que se encontraba actualmente, quizá no le vería porque esté andaba en otra parte del punto especificado, lo único que tenía en la cabeza en ese momento era la admiración por ese lugar tan bello y magistral, no se veía todo los días algo como eso, ni siquiera en años. Tenía el joven un gusto enorme por cocinar, eso ni quien lo dude, es por eso que se encontraba pescando en el lago, todo para poder sacar algunos peces, pero nada, solo tenía 3 o 4 pescados que había traído ya cocinados, de esa misma forma le había agregado condimentos que eran buenos para dar sabor y que de alguna forma no eran tan pesados para el estomago, así recibiría a quien sería su nuevo maestro.

''Para confirmar a un poseído se deben poner a prueba los sentidos mentales y físicos de este, es decir, que si su mente o su cuerpo no funcionan como normalmente lo hacen se puede deber a una posesión, sin embargo para que esa afirmación sea la correcta antes se debe intentar tocar el estomago con una mano y con la otra empujar levemente la cabeza del poseído, esto lo hará entrar en un estado de confusión por unos segundos, así mismo hará que este tiemble por la misma cantidad de tiempo, cuando esto ocurra se debe eliminar al demonio y solo en ese caso, todo por el bien del cuerpo y alma del poseído''. Interesante, este libro es excelente.

Leyó en voz baja aquella frase y próximamente comentó, a él no le gustaba mucho leer libros, pero debido a que su madre se los compraba sentía cierta obligación por leerlos completos y hasta la fecha lo hacía, llevaba ya 6 libros leídos en su totalidad, ninguno le decía algo acerca de la anatomía de los ángeles o artes santas, casi todas hablaban de demonios y un poco de mención a los exorcismos, es por eso que necesitaba obtener más información de aquellos temas, era eso lo que su maestro debía enseñarle, como bien se había narrado anteriormente no tenía detalles sobre él, ni su apariencia, nombre, su reino siquiera, no sabía nada de ese hombre, por lo que podría confundirlo con un enemigo y para lo desconfiado que es, seguramente le atacaría cuando lo viera, eso hasta que él dijera que venía para enseñarle.
avatar
Nube Hayato
Habitante de Sairou
Habitante de Sairou

Masculino Especie : Ángel caído
Ocupación : Cocinero / Exorcista
Puntos : 15
Cantidad de envíos : 134

Volver arriba Ir abajo

Re: El Lienzo que nos une (Priv. Parallax)

Mensaje por Parallax el Mar Jun 26, 2012 7:16 pm

-...The countdown begins to destroy ourselves... I need a hero to save me now... I need a hero! Save me now! I need a hero to save my life... A hero will save me just in time! -se oía a alguien cantando a lo lejos, al tiempo en que se oían unas pisadas en el pasto, quebrando pequeñas ramas en el suelo, y en ocasiones dando pequeñas patadas a las rocas. Era un hombre joven, con cabello negro. Llevaba una camisa blanca y un pantalón oscuro. Llevaba además una mochila. Se veía muy relajado-. Save me just in time... Who is gonna fight for what's right? Who's gonna help us survive? We are in the fight of our lives and we're not ready to die. Who is gonna fight for the weak? Who is gonna make them believe? I've got a hero... living in me!

Así, continuaba su camino. Se detuvo unos segundos al notar una planta. Sacó un libro de la mochila que cargaba, aún cantando, y al confirmar que era la que estaba en la página que había abierto, tomó algunas hojas de esta, y las guardó en un frasco.

-I'm going to fight for what's right, today I'm speaking my mind... and If it kills me tonight, I will be ready to die. A hero is not afraid to give his life. A hero is gonna save me just in time... Ah, como me encanta esa canción -terminó por fin, guardando el frasco en la mochila, sonriendo. Comenzó a observar el lugar cuidadosamente. Entonces, detectó algo. Un olor. Eran pescados. Y muy bien cocinados. Fue conducido por el aroma, hasta llegar a un bello lago. Sus aguas eran cristalinas. Si no fuera por la reflexión de luz y su movimiento, podría verse incluso su fondo. Miró los pescados.

-Vaya, que buenos pescados -dijo, sin notar al dueño de estos a su lado-. Me recuerdan a los de mi madre. Huelen bien...
avatar
Parallax
Flor de Loto
Flor de Loto

Masculino Especie : Híbrido
Ocupación : Medico
Puntos : 230
Cantidad de envíos : 855

Volver arriba Ir abajo

Re: El Lienzo que nos une (Priv. Parallax)

Mensaje por Nube Hayato el Jue Jun 28, 2012 1:21 pm

Que pereza tengo, en este lugar lo unico que se quiere al parecer es dormir.
Dijo al aire al saber que no había nadie que pudiese escucharle hablando solo, los minutos pasaban y su maestro no llegaba, no le gustaba esperar y para colmo a personas desconocidas, al menos el clima estaba fresco, pero pronto haría calor debido a la humedad, si es que no llovía en algunos minutos después, no se podía o más bien no se quería mover de donde estaba, debido al clima su camisa blanca le otorgaba un clima templado al hombre, el olor del pescado era también agradable a su nariz, todos sus sentidos se veían amplificados debido a la calma pero a la vez la alerta que poseía, no era bueno quedarse dormido en un lugar como este claro está, donde normalmente morirías si alguien te encontrase solo e indefenso.

Poco a poco aquella voz que cantaba se hacía más cercana a su posición, lo sabía por su oído, podía escuchar exactamente hacia donde se dirigía, venía hacia él.

¿Me habrá visto? ¿Será él acaso un asesino?. Se preguntó en ese momento y se levantó del suelo, pudiéndose esconder arriba del árbol, lo hizo así, no se notaba él, al menos no hasta que pusiese mucha atención, buscó algo con que defenderse pero no tenía nada que pudiese usar, a menos no había intentado usar su cuchillo utilizado para cocinar, aunque no pudiese confiarse a él, a menos que fuese el enviado de su madre, nunca la veía, al menos ya no, solo ella le escribía algunas cartas, Nube se las respondía, pero a pesar de tener interés en verla no podía hacerlo, eso hasta que encontrara un buen trabajo, normalmente se metía en problemas cuando cocinaba en tabernas de reinos muy problemáticos, había escuchado sobre una organización que se encargaba de hacer exorcismos en Kounan, lugar donde los demonios abundan, quizá sería una bueno opción de trabajo, aún así pensaba más dedicarse a sus estudios como exorcista, al menos en Sairou a enseñar a los demás habitantes sobre esos métodos, pero para su mala suerte aún no tenía los suficientes recursos tanto económicos, como teóricos para poder hacerlo, incluso su experiencia era casi nula, por lo que aún pensaba en estudiar y ver que podía hacer con esa habilidad, igual la de la cocina no la iba a descartar por nada, era bastante buena, aún así no pagaba suficiente, pero era la única persona que estaba certificada para trabajar como cocinero en diversos establecimientos, no podía entrar a restaurantes bastante catalogados, pero al menos podía entrar a locales públicos donde se pagaba bien, tenía 4,800 monedas de oro, así que dinero, poseía un poco, no pensaba en buscar otro empleo a menos que su dinero se agotara rápidamente.

Saltó a la cabeza de aquél hombre al verlo tan cerca, este estaba a punto de tocar sus pescados, utilizó su mochila donde guardaba sus libros para cegar su cara, una vez cegado, golpeó su pierna para que este cayera, una vez derribado tomó un cuchillo de cocina que estaba tirado en el suelo. ¿Quién eres tú y qué haces aquí? Preguntó el sujeto albino al ver al joven con la mochila en la cabeza aún y derribado en el suelo, este sujetaba su cuchillo para matarlo si tenía oportunidad, en caso que intentase hacer un movimiento contra él.

Antes este había escuchado algo, pero no estaba tan seguro de ello ''Me recuerdan a los de mi madre. Huelen bien...'' eso fue lo que él había dicho, el peliblanco recordó que su madre fue quien le enseñó a prepararlos así, ella le había enseñado muchos de sus conocimientos en la cocina cuando era más pequeño, por eso y su parentesco familiar era que a ambos les quedaba completamente idénticos. el chico ya se había dado cuenta de su error, no era nadie peligroso, era... Parallax, su hermano mayor. Procedió a quitarle la mochila de la cabeza y ayudarle a levantarse, ¿Será él la persona que había mandado mi madre?, aún así su madre Adziel había hablado de él una vez, sin embargo Nube nunca le conoció, solo sabía de la existencia de su madre y de su hermana a la que buscaba con mucho empeño cada día, ''Elaynel''.
avatar
Nube Hayato
Habitante de Sairou
Habitante de Sairou

Masculino Especie : Ángel caído
Ocupación : Cocinero / Exorcista
Puntos : 15
Cantidad de envíos : 134

Volver arriba Ir abajo

Re: El Lienzo que nos une (Priv. Parallax)

Mensaje por Parallax el Jue Jul 05, 2012 1:07 am

-Rayos... sabía que debía haber traído un letrero... soy laboratorista y docente, no un luchador... -dijo, levantandose con la ayuda del chico que ya estaba ahí-. Me llamo Aeolos Sakya, y por tu apariencia, tú eres el sujeto al que me toca tutorear, ¿verdad?

Era en parte mentira lo de que no era un "luchador". Tenía la experiencia, instintos y conocimientos para ser un excelente guerrero, pero era alguien que prefería mantener un perfil bajo. Además, no quería perjudicar a sus "asociados" si revelaba mucho de si mismo. Aunque al mismo tiempo, consideraba mucho de su pasado como "otra vida", de manera casi literal, ya que su personalidad actual había sido formada tan rapidamente que se diferenciaba mucho de la anterior.

-En cualquier caso, eso fue bastante agresivo. Solo requieres un golpe bien hecho en la nuca o sujetar con una llave el cuello. Es decir, un movimiento en falso con ese cuchillo y podrías matar a alguien inocente -dijo algo molesto. No es que pudiera culparlo. Él se distrajo al llegar. Podía ser bastante despistado en ocasiones-. En fin... ¿En qué empezamos con esto?

Spoiler:
Off Topic: Por un lado, perdón por la tardanza. Y por otro... Nube, en Chatbox somos hermanos, pero en el roll "oficial" del foro es imposible serlo. Mi historia de personaje hace imposible algún lazo así. Solo para que sepas...
avatar
Parallax
Flor de Loto
Flor de Loto

Masculino Especie : Híbrido
Ocupación : Medico
Puntos : 230
Cantidad de envíos : 855

Volver arriba Ir abajo

Re: El Lienzo que nos une (Priv. Parallax)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.